Nery Francis Rivas, secretaria política adjunta del Distrito III, comentó que es de mucha satisfacción y alegría para las madres recibir su cocina con tanque de gas, la cual es un obsequio  que les envía el comandante Daniel y la Compañera Rosario.

Por su parte dijo que a los jóvenes que participan en la entrega les complace “que nuestras madres nicaragüenses sean una vez más protagonistas de este beneficio que llega por parte de nuestro gobierno”.

Francis detalló que en total se distribuyen 2 mil 389 cocinas y para ello un equipo de 70 jóvenes de la Promotoría Solidaria y Juventud Sandinista se dispersó por el Distrito para garantizar la entrega.

Valoró la energía de los jóvenes para el trabajo y expresó que al entregar las cocinas, visitar las viviendas e interactuar con las beneficiarias, los jóvenes están absorbiendo valores como la solidaridad y la fraternidad.

Además destacó las coordinaciones entre la juventud, los Consejos de Liderazgo Sandinista y el Poder Ciudadano, quienes realizan la selección de las madres que más necesitan el beneficio de la cocina.

Francis comentó que los jóvenes se desplazaron por las 12 rutas que componen el  distrito, y con las cocinas y tanques de gas llegarán hasta los barrios, caseríos, comarcas y asentamientos donde están las madres que las necesitan.

De esta manera las familias pasarán de cocinar con leña y carbón, para hacerlo en cocinas a gas, con lo cual disminuyen los riesgos de enfermedades respiratorias y se disminuye el impacto de la contaminación en el medio ambiente.

Madres reciben con alegría cocinas que mejorarán su calidad de vida

Alicia Gaitán, madre soltera de tres hijos, comentó que siempre ha tenido que cocinar en fuego de leña y eso le complica la realización de otras labores en su hogar, además que en tiempo de invierno es más difícil que la leña encienda rápidamente.

Doña Alicia dijo alegremente que la nueva cocina  le facilitará el trabajo en su casa y ahora podrá dedicar más tiempo a su familia.

Por su parte Heidi Polanco, explicó que ella prepara sus alimentos en fuego de leña, pero eso ha perjudicado la salud de su pequeña hija que padece de asma.

“Cuando encendemos el fuego le hace daño”, comentó y agregó que la nueva cocina le va a evitar mayores complicaciones en la salud de su niña.

Polanco también refirió que en su barrio también han llegado programas como Usura Cero, Plan Techo y brigadas médicas que brindan atención en salud y han beneficiado a miles de familias empobrecidas.