La celebración de Corpus Christi fue instituido el Jueves Santo en la Última Cena, donde Jesús convirtió el pan y el vino en su cuerpo y sangre, explicó el padre Rodolfo López, agregando que la jornada religiosa se realiza 60 días después del Domingo de Pascua.

“Su principal finalidad es proclamar y aumentar la fe de la Iglesia Católica en Jesucristo presente en el Santísimo Sacramento”, indicó el sacerdote.

En esta celebración la hostia (representación del cuerpo de Cristo) es la principal protagonista y es exhibida con una custodia numerosa de fieles católicos que hacen su peregrinar por varias estaciones. En el Caso de la Catedral de Managua se realizaron 8 estaciones, donde los religiosos elevaron sus plegarias a Jesucristo.

La celebración de Corpus Christi se remonta al siglo XIII. El padre distribuyó entre los asistentes un documento en el que se explica que dos eventos contribuyeron a la institución de la fiesta: las visiones de Santa Juliana de Mont Cornillon y el milagro Eucarístico de Bolsena, Orvieto.

“Esta solemnidad no sólo nos invita a adorar la presencia sacramental de Jesús en el Sagrario, sino que nos lleva a reflexionar sobre el valor de la celebración eucarística o Misa, y a vivir de acuerdo con la doctrina de Cristo y su acción salvadora”, reseña el documento religioso.

“Lo que observamos aquí en la iglesia es algo muy hermoso, contemplamos la divinidad presente aquí entre nosotros, no adoramos nosotros a un Dios lejano, un Dios que no se puede tocar, vemos a un Dios cercano, que quiere estar y está entre nosotros, eso es lo que celebramos hoy en este día”, dijo López.

En horas de la mañana se celebró la Eucaristía de Corpus Christi en el barrio Jorge Dimitrov, donde se realizaron 20 estaciones, a la que asistieron miles de pobladores de la comunidad, junto con las autoridades policiales que brindaron seguridad a la actividad.

A esta fiesta de la divinidad realizada en horas de la tarde, asistieron decenas de capitalinos de todos los barrios de la capital, como  María Lourdes Sánchez del barrio Unidad de Propósito

“Estamos celebrando el cuerpo del Señor Jesucristo. Esta fiesta significa mucho porque tenemos a nuestro Señor Jesucristo y hay bastante devoción a pesar que es un día de trabajo. Es un día muy grande para nosotros los católicos”, dijo doña María Lourdes.

“Esta fiesta significa una reconciliación con nuestro Señor Jesucristo para que nuestro espíritu crezca y sigamos adelante, para que nosotros sepamos el amor de Dios que está en nuestros corazones”, mencionó Wendy Muñoz del barrio Riguero.