Numerosas muestras de apoyo de ciudadanos estadounidenses a la decisión de los presidentes de Cuba y Estados Unidos de restablecer relaciones diplomáticas entre ambas naciones, aparecen hoy publicadas en The New York Times.

En una misiva enviada la víspera desde Arlington, estado de Virginia, y que aparece en la edición de este viernes del diario neoyorquino, William Beck , un militar retirado del servicio de operaciones especiales de la Armada, mostró su apoyo a la decisión del presidente Barack Obama.

"Finalmente (Obama) tuvo el buen sentido y el valor de hacer lo correcto, al poner fin al absurdo de nuestra relación con Cuba" escribió Beck.

"Cuba no es enemigo de Estados Unidos -agregó el militar retirado. Ambas partes cometieron errores durante la Guerra Fría, pero tenemos que mirar hacia el futuro, no vivir en el pasado. Cuba ha sido históricamente una parte de la familia americana regional, pero estaba condenada al ostracismo. Ya es hora de llevarnos como una familia".

Por su parte, Paul Gilfillan, de Betania, estado de Connecticut, apoyó la decisión de reanudar los vínculos diplomáticos entre ambos países, a pesar de los que se oponen a las medidas adoptadas.

"El senador Marco Rubio y otros detractores podrán predicar pesimismo por la decisión del presidente (Obama), pero los cubanos pronto experimentarán más libertades y más oportunidades económicas", comentó Gilfillan.

Para Errol C. Isenberg, de Sunrise, estado de Florida, la decisión de frenar la vieja disputa beneficiará a los pueblos de ambas naciones, y según comenta en su carta, "la mayoría de los cubanos que conozco, tanto en Cuba como en Estados Unidos, dan la bienvenida a este restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre nuestros dos países".

"Para los críticos de este movimiento, yo diría que la política de aislamiento de Cuba a través del embargo comercial ha sido perjudicial para el pueblo cubano", dijo Isenberg.

También escribió al Times Bilsel Alisbah, de Hilton Head, en Carolina del Sur, quien reconoció que Barack Obama está actuando como un presidente.

"Cambiar la política hacia Cuba, que ha demostrado ser un fracaso total desde hace mucho tiempo. Espero que se demuestre que es un primer paso para romper el dominio de grupos pequeños, pero poderosos, en nuestra política exterior" comentó Alisbah.

"Tal vez si se hubiera demostrado este tipo de coraje antes -agregó-, él habría sido un presidente más popular".