El gobierno y los principales partidos españoles expresaron hoy su beneplácito por la decisión de Cuba y Estados Unidos de reanudar sus relaciones diplomáticas, que consideran posibilitará el fin del bloqueo a la isla.

El ministro de Asuntos Exteriores, José García-Margallo, consideró una noticia esperanzadora el acuerdo anunciado paralelamente por los presidentes de Cuba, Raúl Castro; y de Estados Unidos, Barack Obama.

García-Margallo dijo en rueda de prensa en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores que espera que la nueva etapa ponga fin a un desencuentro de 50 años.

Aseveró que su gobierno apostó por retomar el diálogo entre los dos países que, agregó, espera abra el camino a un futuro mejor para el pueblo cubano sobre los principios de la democracia y derechos humanos y el levantamiento de parte de las restricciones económicas.

García-Margallo aseveró que España ha trabajado en la Unión Europea (UE) para superar el esquema anterior de relaciones con Cuba y abrir las negociaciones a un acuerdo de diálogo político y de cooperación con la isla.

De otro lado, a nombre de Izquierda Unida su portavoz en el Congreso, Joan Josep Nuet, reclamó el levantamiento total del bloqueo económico estadounidense y consideró que con el acuerdo queda derrotada la llamada posición común de la UE.

Estimó que la política diplomática dura defendida por el Partido Popular español fue derrotada de forma total y absoluta y calificó de muy positiva la excarcelación de los tres ciudadanos cubanos Gerardo Hernández, Ramón Labariño y Antonio Guerrero, presos en Estados Unidos.