El presidente Daniel Ortega Saavedra, envió el pasado martes a la Asamblea Nacional un proyecto de ley para autorizar la construcción, en un plazo de diez años, de un canal interoceánico valorado en unos 30 mil millones de dólares.

La Cancillería de Costa Rica afirmó que Nicaragua debe pedir su opinión respecto al proyecto del canal navegable, al considerar que podrían afectarse sus derechos y pidió documentación sobre la iniciativa.     

Madriz explicó que el tratado Jerez-Cañas en su artículo 8, Nicaragua adquiere el compromiso de solicitar a Costa Rica la opinión sobre los inconvenientes que la construcción puede tener sobre los dos países, pero nuestros vecinos no pueden impedir su construcción.

“Es una solicitud de conocer la opinión de Costa Rica y la opinión de Costa Rica está a su vez reglamentada, porque te dice sobre los inconvenientes que el negocio pueda tener para los dos países, porque estamos claros que esto es un negocio, porque una ruta es un negocio para Nicaragua y también Costa Rica va a sacar beneficio”, opinó Madriz.

Indicó que Costa Rica tal y como está establecido en el tratada Jerez-Cañas, mantiene su derecho a la navegación con fines comerciales, pero tiene limitaciones para hacerlo.

“Costa Rica no tiene autoridad para dar consentimiento, porque lo que Nicaragua va a solicitar es su opinión, Nicaragua no tiene porque pedir permiso a Costa Rica, Nicaragua lo que va a pedir es su opinión de conformidad con lo que establece el artículo 8 y Costa Rica está obligada a responder en el marco del artículo 8”, explicó.

El Tratado Jerez-Cañas descansa en el entendido fundamental, que nuestro Río San Juan es una vía de comunicación pluvial y comercial, “ese es el entendido fundamental del Jerez Cañas”.

Indicó que el Río San Juan se divide en tres grandes brazos, siendo estos el propio Río San Juan, el Taura y Colorado, “pero todas estas aguas son aguas del Río San Juan y Nicaragua dispone de la totalidad de las aguas. Costa Rica no puede decir ‘a mí no me parece’”.

Es un gran acontecimiento para Nicaragua

Madriz comentó que este proyecto es “un gran acontecimiento para Nicaragua” y está seguro que todos los diputados de los partidos políticos con presencia en el parlamento, deben estar aprobando la iniciativa porque es un “proyecto de nación”.

Opinó que la ruta de nuestro Río San Juan es la más apropiada para construir un canal interoceánico, recordando que históricamente ha sido la más codiciada por Inglaterra y Estados Unidos.

El asesor en temas económicos del Gobierno Sandinista, comandante Bayardo Arce, afirmó Nicaragua requiere un megaproyecto como el del Canal Interoceánico, el cuál traerá el gran desarrollo al que anhelan los nicaragüenses.  

“A los empresarios se les hizo un anunció, pero primero queremos que la Asamblea Nacional nos apruebe el marco jurídico y después se le presentará a empresarios nacionales y extranjeros de todo el mundo, porque una obra de este tipo requiere crear un gran consorcio internacional y nacional”, puntualizó.

Ejército de Nicaragua aplaude iniciativa

El Jefe del Ejército de Nicaragua, General Julio César Avilés Castillo, indicó que como nicaragüense y “todos los nicaragüense debemos de estar entusiasmados, contentos, porque esto es una gran noticia, creo que proyecto de esta naturaleza, de la envergadura de lo que estos significa debe de significar un nivel enorme de progreso y desarrollo para nuestra patria”.

Recordó que el Ejército de Nicaragua como tradicional e históricamente lo ha venido haciendo en la zona de nuestro Río San Juan, ha estado evitando el ingreso del narcotráfico nacional e internacional, constituyendo lo que se ha denominado como el “muro de contención”.

Informó que en los últimos años producto de este trabajo se ha logrado incautar más de 120 mil kilógramos de cocaína en esos espacios geográficos que pertenecen a Nicaragua, como es la zona del Río San Juan.

Aseguró que a pesar de la posición de Costa Rica, las coordinaciones para combatir el narcotráfico con las autoridades ticas se están dando. Aseguró que producto del trabajo coordinado entre el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional se evita que por nuestro territorio transiten unas 300 toneladas de cocaína al año.