El presidente de EE.UU., Barack Obama, anuncia desde la Casa Blanca una serie de cambios en las relaciones con Cuba, tras anunciarse que ese país ha puesto en libertad al contratista estadounidense Alan Gross, preso en La Habana desde hace cinco años.

"Estamos haciendo estos cambios porque es lo correcto", aseguró Obama durante su intervención, en la que dijo, hablando en español, que "todos somos americanos".

"Empezaremos a normalizar las relaciones entre nuestros países", dijo el presidente de EE.UU. Las medidas son "los cambios más importantes en más de 50 años", dijo Obama, para luego añadir que ahora empieza "un nuevo capítulo".

"Estos 50 años han demostrado que el aislamiento no ha funcionado. Es hora de un nuevo enfoque", afirmó el inquilino de la Casa Blanca.

El anuncio llega después de una conversación telefónica de cerca de una hora que mantuvieron este martes Obama y el líder cubano Raúl Castro. Es el primer diálogo que se hace público de un presidente norteamericano desde la revolución cubana, en 1959.