El estadounidense quien cumplía una condena de 15 años en Cuba por espionaje aterrizó este miércoles en una base aérea militar del este del país.

El espía estadounidense Alan Gross, aterrizó este miércoles en la base Base Andrews de EE.UU. ubicada al este del país, tras ser liberado por Cuba.

Gross, de 65 años, fue arrestado en diciembre de 2009 cuando realizaba su quinto viaje a la isla. En ese momento era subcontratista de la firma privada Development Alternatives, Inc. (DAI), que había obtenido un contrato de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para brindar "apoyo humanitario".

Encabezaba un sigiloso proyecto para introducir satélites de forma ilegal a Cuba.

"Gross fue puesto en libertad por razones humanitarias por el gobierno cubano a petición de los Estados Unidos", dijo la Casa Blanca en un comunicado.