Instalaciones civiles y militares estadounidenses en ultramar están hoy en estado de máxima alerta ante posibles reacciones violentas tras la próxima publicación de un informe del Senado que detalla métodos de tortura utilizados por la CIA.

Un funcionario del Departamento de Estado y otro de la comunidad de inteligencia confirmaron a la cadena televisiva Fox News este lunes que las sedes diplomáticas, bases militares y otras dependencias recibieron indicaciones de fortalecer las medidas de seguridad ante posibles actos de violencia.

El mensaje a los directivos estadounidenses en otros países señala que puede ocurrir "un rango de reacciones" por parte de sectores y grupos antinorteamericanos.

Entretanto, el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Mike Rogers, dijo que la publicación del reporte pudiera causar manifestaciones, muertes y daños a los intereses norteamericanos.

Según Rogers, "esa es una idea terrible" pues agencias de inteligencia estadounidenses y gobiernos extranjeros han dicho en privado que dicho documento, que recoge métodos de tortura utilizados por la CIA hace una década, provocará reacciones de los extremistas en todo el mundo.

El secretario de Estado, John Kerry, pidió a la senadora demócrata Dianne Feinstein, quien está a cargo de la elaboración del texto, reconsiderar si resulta conveniente en estos momentos su publicación, aunque otros funcionarios de la Casa Blanca dijeron que apoyan la decisión de la legisladora.

Feinstein no ha respondido a la solicitud de Kerry y manifestó su disposición a publicarlo porque "esos métodos de interrogatorios socavaron los valores constitucionales de la sociedad, y todo el que lo lea trabajará para que actividades como estas no se repitan jamás".

El documento, de unas 480 páginas que será publicado esta semana, es un resumen de un estudio secreto de unas seis mil cuartillas, y relata el uso de torturas por parte de la CIA contra supuestos miembros de la organización extremista Al Qaeda detenidos en cárceles clandestinas tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

La cadena televisiva CBS informó ayer que el reporte contiene evidencias de que dicha agencia de espionaje fue más allá de lo "legalmente permisible", además de que mintió a la Casa Blanca, el Departamento de Justicia y el Congreso acerca de la efectividad de ese programa para la obtención de información de inteligencia.