Durante la eucaristía celebrada en el Santuario Mariano Nuestra Señora de Lourdes, Su Eminencia Cardenal Leopoldo Brenes, resaltó que los nicaragüenses durante las celebraciones al novenario de la Inmaculada Concepción de María, demostraron que su amor y devoción a nuestra madre celestial es infinito.

Vestido del blanco pureza y teniendo como acompañantes a miembros de diversos coros de diferentes parroquias, el Cardenal Brenes, se mostró muy contento de la devoción y amor que patentizaron los nicaragüenses durante las celebraciones del novenario a la Inmaculada Concepción de María y la tradicional Gritería.

“Hemos venido viviendo toda una alegría desde la últimas semanas del mes de noviembre, todo una alegría, todo un festejo hacia una persona muy cercana que traspasa nuestro ambiente familiar, porque es toda la familia nicaragüense la que se alegra al celebrar a Nuestra Madre la Santísima Virgen María”, señaló Brenes a los decenas de asistentes que llegaron a esta eucaristía que se celebró en el citado santuario que se ubica en la zona de la Gruta Xavier en la carretera Nueva a León en Managua.

Familias de todas las comunidades y barrios cercanos a la Gruta Xavier, subieron hasta el Santuario, para escuchar el mensaje del Cardenal Brenes, quien resaltó el papel jugado por la Virgen María en la vida de su hijo Jesucristo.

Destacó que Nicaragua ha estado en todas partes del mundo “hemos estado en el corazón de muchas personas, porque donde está un nicaragüense se ha recordado a nuestra madre”.

Aplaudió que en las diversas embajadas de nuestro país en el mundo, se haya celebrado la Gritería y con ello a la Virgen María. Igual destacó las celebraciones que se realizaron en diversas ciudades de Estados Unidos, destacando Miami, Los Ángeles y Nueva York.

Celebrar a la Virgen María, es respetar a la mujer

“Qué hermoso mis buenos hijos, nosotros los católicos, tener una madre a quien recurrir, una madre a quien lanzar nuestra mirada, y como bien recomendó el Papa Francisco a un joven que se le acercó muy triste, el Papa le dijo, ve hacia María, mírale a los hijos y ahí encontraras el consuelo que ella te dará y tú necesitas”, resaltó el prelado.

En otra parte de su homilía, Brenes se mostró gozoso por el amor que Nicaragua le tiene a la Virgen María, pero también instó, a que así como amamos a la Inmaculada Concepción, igual amor debemos de tener por todas las mujeres, sea cual sea su condición.

“Al alabar a María, al celebrar a María, tendremos que pedirle que se respete a la mujer (…) si amamos a María, tenemos que hacer honor a María y ver en cada mujer nicaragüense, esa imagen de María”, instó el cardenal Brenes.