Grigsby aseguró que esta iniciativa, a largo plazo representa la salida definitiva de la pobreza del país y la presentación ante el poder Legislativo lo convierte en una política de Estado con el concurso de todas las fuerzas políticas y económicas del país.

“No es una aventura en la cual un Gobierno se introduce por oportunidad, sino que se trata de una decisión de Estado y que vamos a largo plazo a construir en serio el Canal Interoceánico. Es decir ya los financiadores y los demás puede ser que vengan en el transcurso del tiempo, pero lo más importante es que Nicaragua como país, como Estado ha tomado una decisión y eso se va a reflejar en la aprobación de la Ley”, indicó el comunicador.

William destacó que dentro de la iniciativa el mandatario nicaragüense ha figado un criterio muy claro, la soberanía del canal es parte nicaragüense y parte latinoamericana, una idea recogida del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino, que el Gran Canal de Nicaragua estuviese bajo soberanía latinoamericana.

“No se trata de entregar la construcción del Canal a una sola fuente de financiamiento, sino diversificarlo para que de esta manera se protejan los intereses nacionales y siempre teniendo en cuenta que la mitad de ese canal tiene que ser de Nicaragua, que es la que aporta los recursos naturales. Creo que el sentido histórico es en el sentido de Sandino, soberanía latinoamericana para el canal interoceánico por Nicaragua”, manifestó Grigsby Vado.

Según el director radial, este es el primer paso para hacer realidad el sueño de Sandino, algo que se concretará a largo plazo, entre 5 y 10 años, pero que ya está iniciando y en el cual se involucrará gente conocedora y responsable.

“Para mí lo más importante es que va a ser una decisión de Estado, ¿cuántos años después? Estamos hablando desde 1845-1848 que se está hablando del Canal por Nicaragua y aquí ha pasado distinta gente hablando de esto y que Sandino lo recogió como parte de su programa histórico y que ahora el Frente Sandinista lo vuelve a colocar, entonces a mí me parece que esta decisión de Estado nos puede permitir el desarrollo del país, en términos históricos a corto plazo, aunque nosotros quizá lo vamos a ver en diez o 15 años”, comentó.

Gran Canal de Nicaragua una nueva alternativa para el comercio

Grigsby afirmó que aunque ya existe el Canal de Panamá, el Gran Canal de Nicaragua representa una nueva alternativa para el comercio, dado que el primero ya demostró que es insuficiente por varias razones y aunque acaba de hacerse una tercera esclusa en el mismo, hasta ahí puede llegar porque ya no tiene agua para seguir expandiéndose y además lo que tiene ahora no tiene capacidad para albergar a barcos de gran calado como los cruceros de más de 200 mil toneladas, al contrario de Nicaragua que tiene muchos cuerpos de agua como el Lago Cocibolca, el Río San Juan y otras alternativas como el istmo de Rivas que es relativamente corto y se puede abrir.

“(El Presidente) Daniel (Ortega) explicaba, cuando lanzó esta idea hace unos meses, esto es como tener otra carretera, ¿por qué no vamos a tener dos carreteras  para los barcos? ¿Quién dice que no puede haber mercado para eso? Al contrario, ahorita hay que hacer unas enormes colas por el Canal de Panamá y avisar con dos o tres meses de anticipación para poder utilizarlo, Nicaragua va a facilitar el comercio internacional”, añadió.