Por sexto año consecutivo el Puerto Salvador Allende fue el escenario de la Purísima Acuática, evento al que asistió una gran cantidad de turistas nacionales a disfrutar de la hermosa tradición mariana que vive nuestro pueblo. A bordo de la embarcación Meyer´s, la Madre Santísima surcó las aguas del Lago Xolotlán, acompañada de pequeñas embarcaciones que hacían del ambiente un paisaje acogedor y lleno de mucha fe y fervor.

Al igual que en años anteriores, el Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR) y la Empresa Portuaria Nacional (EPN) compartieron con los asistentes la tradicional gorra, conteniendo alimentos y el delicioso ayote en miel, siendo uno de los postres tradicionales de la temporada y que fue deliciosamente degustado por los asistentes.

“En esta sexta edición de la Purísima Acuática queremos compartir con los pobladores y turistas la celebración de nuestro pueblo católico, siendo una celebración que ha traspasado las fronteras de nuestro país. Este año contamos con seis mil paquetes e igual número de porciones de ayote en miel, los que compartiremos con todos los que nos visiten” manifestó la compañera Jannice Ruiz, Vice Presidenta Ejecutiva de Intur.

“Generalmente el puerto Salvador Allende recibe unos dos mil turistas por día pero en esta ocasión esperamos contar con unos ocho mil visitantes, así mismo ya estamos preparados para desarrollar una serie de actividades enmarcadas en las festividades navideñas, desarrollando más de treinta actividades que serán del disfrute de nuestras familias nicaragüenses” añadió.

Al evento se hizo presente el padre Neguib Eslaquit, quien afirmó que la celebración en honor a la Madre Santísima es el reflejo de la felicidad, la paz y el amor que vive el pueblo nicaragüense, en el que todos unidos en comunidad y familia agradecen las bendiciones concedidas por la virgen.

“Hoy que celebramos el Dogma de la Inmaculada Concepción de María que es con lo que concluimos los días de novenario, hoy cumplimos 160 años de ese dogma mariano que proclamó el Papa Pio IX en 1854, vemos como en el puerto estamos concluyendo estas festividades surcando las aguas de nuestro Lago Xolotlán, la virgen, nuestra protectora, disfrutando de los dulces y paquetes, durante estas semanas hemos venido honrando a nuestra madre que tanto nos ama y por eso el pueblo la honra” afirmó el religioso.

La población por su parte recibió sus paquetes con mucha satisfacción y alegría, cantándole a la virgen y agradeciéndole por permitirles un año más de vida y celebración, esperando que los años venideros el amor y la fe inunden sus corazones.