Unos 42 niños de los diversos barrios capitalinos recibieron este lunes 8 de diciembre su Primera Comunión durante la misa que Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes presidió en la Catedral de Managua.

A la celebración litúrgica, los niños vestidos de blanco y negro, mientras las niñas del blanco pureza, fueron acompañados por sus padres, que muy emocionados no dejaron de cantar los cánticos de la Purísima Concepción de María, figura principal en esta misa ecuménica.

El prelado nicaragüense, en su homilía resaltó que la Primera Comunión es un momento muy especial en la vida de los cristianos católicos, pues será la primera ocasión que los niñ@s reciben el “cuerpo de Cristo”.

“Ustedes queridos niños, niñas, les digo que vivan este momento y guárdenlo muy cerca de su corazón”, instó el Cardenal Brenes ante la atención esmerada de los infantes y de sus padres.

Recordó que el Papa Emérito Benedicto XVI en una ceremonia litúrgica, manifestó que al recibir la Primera Comunión, reciben enseñanzas de la vida de Jesucristo, sus ejemplos que se traducen en las clases de catequesis.

“Que este día se un día muy especial, así lo consideramos, un día muy especial en todas las parroquias de nuestra arquidiócesis, o sea de Managua, Masaya y Carazo, como también en todas las parroquias de Nicaragua”, subrayó su Eminencia, al destacar que en todo el país se vivieron ceremonias religiosas para que decenas de miles de niñas y niños recibieran su Primera Comunión.

Brenes señaló a los niñ@s que el bautismo es el primer sacramento, la Primera Comunión es el segundo y la Confirmación es el tercero, todos forman parte importante de la vida del católico.

“Esos tres sacramentos son importantes y fuertes en la vida de cada uno de nosotros, el Papa decía; ‘tenemos que recibirlos bien, prepararnos bien’ y que hermosos que ustedes han pasado todos estos meses preparándose para recibir su primera comunión, van a recibir por primera vez a Jesús, e igual que ustedes yo también siendo un niño recibí mi primera comunión”, agregó.

Dijo recordar su Primera Comunión, porque al llegar a la casa, había un ambiente muy bonito “y mi mamá y mi abuelita habían preparado un altar con la imagen de la Virgen, con la imagen de Jesús”.

Les dijo que cada niñ@ al recibir su Primera Comunión, es como un sagrario y al recibir la ostia o cuerpo de Cristo, convierten a Jesucristo como miembro de su hogar. Instó a los padres a vivir en paz, en tranquilidad, sobre todo en este día “porque los hijitos son portadores de Jesús Sacramentado”.

“En este día sus casas que se sientan bendecidas, porque estos niños cuando van por las calles portan a Jesús, llevan a Jesús en su corazón y cada casa que se conviertan en una capilla, en un templo, hoy recibe a Jesús en el cuerpo y en el alma de estos niños”.

Y así como se expresaba el Cardenal Brenes al brindar su mensaje de amor a los niños y niñas, estos se mostraron felices en todo momento, particularmente cuando en fila fueron a recibir el sacramento y después se postraron de rodillas, agradeciendo a Dios el vivir este momento tan especial.

“Se siente el amor a Dios sobre todas las cosas, es maravilloso dar su Primera Comunión”, indicó el niño Christopher González Salazar, mientras su primo hermano Luis Moraga Salazar, que vestía de elegante camisa blanca, pantalón y chaquetín negro, decía “nunca había sentido esta felicidad que estoy sintiendo ahora”.

“Le digo a los niños que vengan, se siente lindo tener a Cristo en el corazón”, destacó Christopher,al invitar a otros niños a recibir las clases de catequesis el próximo año.

“Dar mi Primera Comunión es un paso muy grande, es el comienzo de mi vida cristiana, ahora voy a venir más seguido a misa y voy a tener el privilegio de comulgar y así tener una vida feliz”, manifestó la niña Darían Andrea Blandón Santos del barrio San Sebastián.

Su abuela Felisa Santos, calificó como un gran logro que su nieta haya recibido la Primera Comunión e instó a los padres a seguir llevando a sus hijos e hijas a la misa, para que cada día vayan fortaleciendo su amor a Cristo.

“Me satisface que mi nieta haya dado la primera comunión, porque eso nos ayuda a afianzar la fe en Dios en nuestros hijos”, comentó el señor Marcos Francis, mientras veía a su pequeña nieta Estefanía Suárez ser saludada por otros menores que recibieron este sacramento. En el resto de arquidiócesis del país se realizaron ceremonias religiosas, en la que miles y miles de niños y niñas recibieron el sacramento de la Primera Comunión.