El colorido de las luces navideñas, los cantos a la Inmaculada Concepción de María y las decenas de miles de familias que recorren la Avenida de Bolívar a Chávez, es una muestra que Nicaragua está más viva que nunca, derrochando amor, tranquilidad y seguridad, pero sobre todo protegida por la Santísima Virgen.

La Avenida de Bolívar a Chávez este sábado nuevamente fue el núcleo principal del andar y venir de los nicaragüenses, desde el Paseo Xolotlán, la Plaza la Fe, la Plaza de la Revolución hasta el sector de la rotonda del Comandante Eterno Hugo Chávez Frías, el pueblo nicaragüense pudo apreciar la belleza de las luces multicolores navideñas, el amarillo de los iluminados Árbol de la Vida y los diversos altares dedicados a nuestra Madre Santa la Virgen María.

Ver la majestuosidad de la avenida, las luces de los autos y escuchar cada cantico a María, da ganas que la noche no termine y en ese bullicio, las familias destacaron los cambios que está teniendo Managua y Nicaragua, gracias a la voluntad decidida del Presidente Daniel Ortega Saavedra y de la compañera Rosario Murillo.

Los comerciantes por cuenta propia, igual que el resto de nicaragüenses, están felices, sus ventas en su mejor momento, en esta zona de amor a la Virgen María, puede aprovechar para tomarse fotos en los altares, comprar alimentos o juguetes a sus [email protected], en fin, Nicaragua entera vibra llena de alegría.

“Es la segunda vez que vengo y me gusta, son impresionantes (…) venimos de Costa Rica, nacimos aquí, pero nos fuimos hace 40 años y ahora vuelvo y nunca lo había visto, estos árboles de la vida me gustan, fuimos al Puerto Salvador Allende y nos gustó mucho”, declaró Germán Morales, un nicaragüense que reside desde hace 40 años en Costa Rica y que andaba acompañado de su esposa costarricense.

Se declaró enamorado de Nicaragua, por la tranquilidad que se respira y la seguridad que siente en los diferentes lugares que ha visitado.

“Yo vine hace dos años a ver los altares y me impresionaron. Me gusta mucho la Nicaragua de ahora”, subrayó Morales, mientras su esposa Emilia Astorga Cáceres, se declaró admirada de la cultura y tradición de venerar a la Purísima Concepción de María.

“Me parecen bonitos, son interesantes”, dijo Astorga, quien señaló que ahora Nicaragua se ve más viva, hay paz y respeto a la naturaleza.

Comerciantes destacan buenas ventas

“Estoy muy emocionada, los altares son bellísimos, son una maravilla, se han apuntado un cien”, declaró doña Ángela Martínez, pobladora de la bella Isla de Ometepe, quien estaba empezando a recorrer la iluminada avenida.

“Nunca antes esta avenida había estado llena de personas, es un mar impresionante que van recorriendo cada altar, se les ve la alegría y la devoción”, dijo doña María Gertrudis Jiménez, residente en el barrio Rigoberto López Pérez, mientras caminaba con dificultad en medio de la muchedumbre.

Y mientras la población aparecía de todos los puntos cardinales de la capital, los comerciantes por cuenta propia, con sus pequeños negocios en las dos aceras, estaban muy ocupados atendiendo a sus números clientes y felices porque el Gobierno Sandinista les respalda, los apoya y les acompaña en mejorar sus niveles de vida.

Doña Jesica Mayorga, que ofertaba sabrosos elotes cocidos y asados, dijo estar viviendo jornadas laborales muy productivas, pues estar vendiendo en esta avenida le está permitiendo llevar mayores ingresos a su familia, lo que garantiza buenos alimentos.

“Estos espacios donde vendemos son importantes porque nos ha dado bastante ingreso, ha mejorado nuestra economía y ojala que esto siga año con año, porque estos altares llaman la atención del público y nosotros como comerciantes podemos vender el producto que nosotros exponemos”, señaló.

Esta pequeña comerciante dijo que este 2014 su familia ha sido bendecida por Dios y por el Presidente Daniel, pues después de pasar varios meses en un albergue tras los terremotos de abril, ahora ya vive en su nueva casa que le asignó el Gobierno Sandinista.

“Gracias al Señor Jesús porque nos dio esa oportunidad a todos y gracias al Presidente Daniel, le agradezco porque yo era una de las afectadas del primer terremoto, nos albergaron en el IND y gracias a Dios el 30 de noviembre nos dieron nuestra casa, le agradezco mucho porque antes vivía en un huequito pequeño y ahora tenemos una casa digna”, citó Mayorga.

“Al Presidente Daniel le damos muchas gracias por esta oportunidad de trabajo que nos da a todos los pequeños comerciantes de Managua”, agradeció José Torres, un joven que alquila caballos de fibra de vidrio, para que las personas puedan tomarse fotos.

“Las ventas están mejores, se está vendiendo un poco más y el gobierno nos está respaldando, yo vengo todo el año y ahorita con estos altares se vende un poco más, es una oportunidad para vender más y llevar dinero a la casa”, mencionó Jairo Valdivia, que ofertaba sabrosos hotdog con gaseosas.

“Yo veo bien porque en estos días es cuando más se vende, porque todo el año no se vende mucho, pero ahorita estamos vendiendo y es una gran oportunidad para todos los vendedores”, dijo Carmen Gaitán, que vendía nuestra tradicional comida de fritanga.

Y mientras cada comerciante atendía, miles más de familias caminaban de norte a sur y de sur a norte, pues nadie quería perderse de ningún detalle vivido en este hermoso altar dedicado a la Virgen María de Nicaragua.