A pocas horas de que Nicaragua entera dé el grito de “¿Quién causa tanta alegría? La Concepción de María”, el Parque de Ferias de la Economía Familiar lució este sábado abarrotado de fieles haciendo sus compras de última hora para celebrar la tradicional Gritería.

A la feria los artesanos de Masaya llevaron durante varios fines de semana la juguetería propia de esta celebración como son los maromeros, los pitos, las matracas, los indios, los chischiles, maracas, escobitas, así como los sabrosos dulces con que los devotos de la Virgen obsequian tanto a niños como adultos.

Esto para quienes celebrar a la Reyna de Los Cielos es muy importante porque así se sigue manteniendo el espíritu original de una fiesta religiosa tan arraigada.

Aseguran que algo igualmente fundamental son los precios favorables con que los artesanos y dulceros de Masaya ofrecen estos productos.

“Llevamos lo tradicional, es más económico y también así se hace sentir mejor la fiesta mariana”, manifestó Isolina Gutiérrez.

Muchos de los compradores que llegaron a la feria, destacaron que era la primera vez que asistían a un lugar tan bonito donde se respiraba un ambiente mariano muy nicaragüense.

“Me siento alegre de ver esto en mi país. Todo esto que llevo es hecho en Nicaragua, aquí tenemos artistas también. Llevamos canastitas, abaniquitos para los niños, indios, dulces, maracas, matracas, de todo un poco”, expresó Fidenina Gutiérrez.

Para los artesanos la feria fue un éxito ya que les permitió vender mucho.

“Se está moviendo todo lo de la Purísima. Hoy es el último día de feria, pero mañana (domingo) todavía se vende”, expresó el artesano Alejandro Antonio Ruiz López.

Para dar una idea de qué tan accesibles estaban los productos la feria, basta decir que las matracas costaban 200 córdobas el cien, los indios 280 córdobas el cien, los pitos 60 el cien, las escobitas 60 la docena y las maracas 180 la docena.