México apuesta por la renovación y relanzamiento de las cumbres iberoamericanas, afirmó aquí la vicecanciller Vanessa Rubio, cuando continúan llegando hoy presidentes y cancilleres para la edición 24 de estos foros.

La subsecretaria de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe se reunió con la prensa en el centro de convenciones World Trade Center, en Boca del Río, estado de Veracruz.

Rubio recordó que las cumbres iberoamericanas vieron la luz precisamente en Guadalajara, México, cual proceso de cooperación y diálogo de las naciones de habla española y portuguesa. Reconoció que la cita regresa a México en un contexto internacional diferente, en particular cuando en el continente han nacido y se han consolidado mecanismos multilaterales como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, el Mercado Común del Sur y la Unión de Naciones Suramericana.

Subrayó que el presidente Enrique Peña Nieto se comprometió hace un año, cuando aceptó la presidencia del foro, trabajar por la renovación de la Cumbre.

Una expresión práctica de ello, agregó, es la adopción de una agenda acortada, que permitirá a los mandatarios enfocarse en el diálogo y resultados concretos.

La Cumbre debe expresarnos en nuestra herencia cultural, pero también en nuestra diversidad, dialogantes y cooperantes, sostuvo la diplomática mexicana.

Entre tanto, hoy se espera la llegada de varias delegaciones de alto nivel para sumarse a la reunión.

El presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, y el jefe de Estado español, el rey Felipe VI, fueron los primeros en llegar al aeropuerto internacional Heriberto Jara, de Veracruz.

También lo hicieron los cancilleres de Colombia, Paraguay y España, María Ángela Holguín, Heladio Ramón Loizaga y José Manuel García-Margallo, respectivamente.