Cuatrocientos cincuenta y dos años se cumplen de la llegada de la virgen del Trono a la Basílica Menor de El Viejo y la fe en María Santísima continúa creciendo entre las familias nicaragüenses, principalmente en los artistas que año con año rinden homenaje a la Patrona de Nicaragua entregando sus voces y mostrando sus dotes dancísticos en una colorida serenata.

Como una antesala a la tradicional Lavada de la Plata, artistas nicaragüenses de diferentes géneros musicales se dieron cita nuevamente la noche de este viernes 5 de diciembre en el santuario nacional para rendir un tributo musical a la virgen del Trono y también deleitar a los miles de devotos de esta milagrosa imagen que llegó a Nicaragua por el puerto de El Realejo en 1562.

“Una vez más nos ha permitido Dios gritar al mundo en la víspera de la Lavada de la Plata, en la víspera de la Gritería y ver con alegría universal de la Pura y Limpia Concepción, que lo escuchen más allá de las fronteras patrias del mundo”, expresó el rector de la Basílica, Monseñor Rodrigo Urbina Vivas.

El Obispo de la Diócesis de León, Monseñor César Bosco Vivas Robelo afirmó que este evento cultural es una manifestación de la celebración del pueblo de Nicaragua hacia la Pura y Santísima virgen María, en quien confían siga derramando bendiciones sobre todos los nicaragüenses.

Las familias nicaragüenses reafirmaron su fe en la virgen María, madre protectora de este país centroamericano y que los motiva a rendirle homenaje con aplausos y coreando los cantos interpretados por artistas pinoleros que en este día dedicaron un momento de su vida a cantar a María.

“Este concierto fue hermoso y así estamos celebrando a nuestra patrona nacional, (con) un evento único en Nicaragua”, expresó Jazmina Navas.

María Rodríguez destacó la gran fe mariana que profesa el pueblo nicaragüense mostrada en esta serenata que ha congregado a muchos artistas, y es en los viejanos que se mantiene más fortalecida la fe porque tienen en su municipio el santuario nacional de la Virgen del Trono para protegerles y llevarles bienestar.

“Definitivamente aquí se siente la nicaraganidad, emociona ser nicaragüense, verdaderamente nicaragüense. Esto y más se merece la santísima virgen María, madre de Dios y madre nuestra también”, dijo Herenia Leal.

Para los artistas nicaragüenses es motivo de orgullo cantarle a la virgen María en una noche tan especial, justo cuando se aproximan sus festividades de la Lavada de la Plata y la Gritería.

“Con mucho entusiasmo, muchísimo fervor y esto más que nuestra pasión es nuestra devoción a la virgen, por eso ven ustedes que los bailarines estaban radiantes de felicidad y los temas eran alusivos a la fiesta de hoy, alegóricos a la purísima como Virgen Peregrina, Romería de Amor, Virgen del Trono y la Gritería, (pero) también le bailamos a la región la Cumbia Chinandegana y la Pitada de San Roque”, declaró el maestro Ronald Abud Vivas.

La soprano Eliza Picado manifestó que participar en un evento dedicado a la Virgen ha sido una bendición, porque le ha protegido todos los días y en cada episodio de su vida.

“La verdad es que esto ha sido un sueño, una bendición que no me esperaba, (porque) Dios obra de manera maravillosa en la vida de uno”, comentó Picado.