A horas de la tradicional Gritería, y en un ambiente de mucho fervor, las instituciones del Estado, los Gabinetes de la Familia, la Promotoría Solidaria, la Juventud Sandinista y la población en general celebraron a la Purísima Concepción de María en los altares móviles instalados por el Gobierno Sandinista en los distintos Distritos de Managua.

Con esto el Gobierno del Comandante Daniel y de la Compañera Rosario se ha unido a la que sin dudas es la fiesta religiosa de mayor arraigo en el pueblo nicaragüense, y donde mayor se expresa el espíritu de solidaridad y cristiandad entre las familias.

Durante esta celebración fue manifiesto este espíritu ya que los cantos a la virgen estuvieron acompañados por la tradicional gorra que da el gobierno a cada una de las familias que asiste a los altares móviles instalados en los distritos capitalinos.

Para la población festejar a la Virgen debe hacerse precisamente de esa manera: con amor, con alegría, devoción y sobre todo compartiendo.

Durante estas celebraciones algo fundamental es que la gorra consiste en granos básicos para los adultos y juegues para los niños.

“Nos sentimos alegres porque le venimos a cantar a la Virgen, y pues porque estamos recibiendo esta ayudita”, indicó Julia Soza, quien agradeció al Gobierno un gesto de solidaridad como este, que se viene a sumar a los distintos programas sociales que ejecuta para el bienestar del pueblo.

Para la población la Virgen María es un ejemplo de mujer como Madre de Cristo, de allí que hay que mantener viva esta tradición religiosa.

“Los nicaragüenses tenemos una gran fe y un gran amor a la Virgen”, manifestó Albertina Zamora. Esta señora dijo sentirse también muy agradecida con el acompañamiento que brinda la Juventud Sandinista en este tipo de actividades donde se muestra la fe del pueblo.

Durante esta celebración en los distritos capitalinos, la población recibió igualmente el acompañamiento de los funcionarios del gobierno.

“Aquí está el bien gobierno de Daniel y Rosario celebrando la Concepción de María con los brindis tradicionales para nuestro pueblo”, manifestó Judith Silva, Presidenta del Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR), quien estuvo junto a las familias del Distrito II cantándole a la Santa Patrona de Nicaragua.

Silva dijo que tradiciones como esta donde se expresan los principios de fe, familia y comunidad son las que unen más al pueblo nicaragüense.