Los jefes de Estado y Gobierno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) calificaron de hito histórico la inauguración hoy aquí de la sede del bloque regional integrado por 12 países.

En una declaración final en la Cumbre extraordinaria realizada en el flamante edificio de líneas futuristas, ubicado a pocos pasos de la línea equinoccial, los mandatarios afirmaron que la apertura de la instalación impulsará la construcción de la identidad propia de la región.

Apuntaron además que representa un homenaje al fallecido expresidente argentino Néstor Kirchner, primer secretario general de la Unasur y cuyo nombre lleva la nueva sede.

También honraron la memoria del desaparecido presidente venezolano Hugo Chávez, al que calificaron de renovador de la unidad proclamada por el Libertador Simón Bolívar y arquitecto e impulsor de la integración latinoamericana.

Tras proclamar su imperecedero compromiso político con los ideales de la construcción progresiva de la unidad de Suramérica, los líderes del bloque fundado en 2008 reafirmaron que la paz, la democracia y la promoción de los derechos humanos son los principios rectores de la integración.

Ratificaron la creación de la Escuela Suramericana de Defensa, cuya sede también estará en Ecuador, y cuya misión será articular las iniciativas nacionales, formar y capacitar civiles y militares en materia de defensa y seguridad regional.

Los gobernantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela acordaron establecer mecanismos de consulta y cooperación entre la Unasur y otros organismos y bloques de integración regional y extrarregional.

El objetivo de esas alianzas, aclara el texto, será impulsar la creación de espacios de cooperación, complementariedad y convergencia política, social y económica.

En la Cumbre extraordinaria que sesionó la víspera en la ciudad portuaria de Guayaquil, el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, anunció que se trabajará en la adopción de un pasaporte suramericano que permitirá la libre circulación de los casi 500 millones de habitantes de los 12 países del bloque.

Los mandatarios también se pronunciaron por poner en funcionamiento una arquitectura financiera regional que garantice la soberanía monetaria, y por hacer realidad el llamado Banco del Sur, además de por crear un centro de arbitraje propio para dirimir conflictos en materia de inversiones.

Durante la reunión, Surinam entregó la presidencia pro témpore de la Unasur a Uruguay, que la ejercerá por un año.