El presidente de Ecuador, Rafael Correa, saludó este viernes la integración que existe entre América Latina y el Caribe al tiempo que instó a los mandatarios y jefes de Estado a seguir trabajando para consolidar el modelo progresista que vive la región.

“Hemos avanzado grandemente en la región, pero nos falta mucho por recorrer”, expresó el dignatario durante la inauguración de sede de la Unión de Naciones Suramericas (Unasur).

Reconoció que en los últimos años la integración ha tenido tropiezos, sin embargo, dijo que “nunca antes nuestra América había tenido tantas oportunidades como ahora”.

Saludó el trabajo de los líderes latinoamericanos de la última década. “No podemos dejar de nombrar a quienes con esfuerzo y dedicación dieron todo por nuestra tierra”, dijo al referirse al legado de los presidentes Néstor Kirchner y Hugo Chávez.

Afirmó que las victorias de Evo Morales en Bolivia, Michelle Bachelet en Chile y Dilma Rousseff en Brasil son garantía de paz y continuidad del crecimiento en la región.

Superación de la pobreza

En su discurso recordó que, “la paz y la justicia es sencillamente la superación de la iniquidad, es el mayor imperativo moral en el planeta entero”. Sostuvo que la pobreza no es fruto de escasez, sino consecuencias de métodos excluyentes.

Por tanto, reflexionó que la Unasur es la gran oportunidad para desarrollar la economía y aprovechar “nuestros recursos naturales” invirtiendo en talento humano, ciencia y tecnología lo que traerá como consecuencia la economía extractivista.

Durante el inició de la VIII Cumbre de Jefes de Estado de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el presidente ecuatoriano Rafael Correa abogó por la creación de una moneda regional.

Sostuvo que en Unasur existen 500 millones de personas en 17 millones de kilómetros cuadrados con un sustento de recursos naturales para sobrevivir los próximos 100 años.

“Unidos seremos nosotros los que pongamos las condiciones al capital internacional, por eso es necesario un arbitraje de la región en este tema”, dijo el mandatario. Asimismo, agregó que “los europeos tendrán que explicarle a sus hijos por qué se unieron. Nosotros debemos explicarle a nuestros hijos por qué nos demoramos tanto”.

De igual forma, aseguró que la creación de una nueva arquitectura financiera es vital para acabar la dependencia respecto a monedas extranjeras y subrayó la necesidad de un arbitraje soberano en la Unasur, debido a que es la mejor forma para liberarse de la ofensiva del capital transnacional.

“La Patria Grande ya no es sólo un sueño sino la única manera de alcanzar nuestra independencia”, agregó el presidente ecuatoriano. Añadió que “la globalización sólo busca crear mercados planetarios que criminalizan cada vez más a la población mundial”.