Lavrov, quien no especificó dónde ni cuándo podría tener lugar esta cita, señaló que "todos los países que puedan tener influencia para solucionar la crisis, deberían sentarse en una mesa y tratar de entenderse".

Por otro lado, recordó que Rusia se opone a una intervención extranjera en Siria, como ocurrió en Libia el 19 de marzo de 2011. Lavrov aseguró que la injerencia "no es el camino correcto" y que este acto no lo desea "la gente de la oposición siria, es algo que sólo quieren desde fuera del país", árabe.

Tanto Rusia como China han vetado en dos ocasiones desde Naciones Unidas una intervención en Siria para poner fin al conflicto.

Conversaciones nocturnas en Estambul


Una agencia de noticia internacional, informó que fuentes diplomáticas turcas dijeron que representantes de varios países, incluida la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, se reunirán en la noche de este miércoles en Estambul, noroeste de Turquía, para "evocar la situación en Siria" e "intercambiar puntos de vista".

Además de Clinton y su homólogo turco, Ahmet Davutoglu, deberían asistir a estas "conversaciones informales" en la metrópolis turca los cancilleres de Francia, Laurent Fabius, y de Gran Bretaña, William Hague, así como varios ministros árabes, informaron las fuentes diplomáticas a la prensa internacional.

La reunión sobre Siria en Estambul ocurre cuando China y Rusia reclaman una nueva conferencia internacional sobre la situación en Siria.

Entre tanto, Bashar Al Assad ordenó la formación de un nuevo Gobierno como parte de las medidas del plan de reformas que entró en vigor tras la aprobación de la nueva Constitución Nacional en febrero de este año.

La formación del nuevo Gobierno surge luego de la juramentación del Parlamento sirio. Estas elecciones legislativas fueron el resultado del curso reformador asumido por las autoridades sirias, que se comprometieron a cooperar con la comunidad internacional.

El proceso de reformas integrales que impulsa el Gobierno de Al Assad se da en respuesta a las demandas de la población, para concebir un mayor pluralismo democrático en la nación árabe.