Masaya la cuna del folklore nicaragüense, es conocida también por ser la cuna de artesanos que año con año elaboran los productos tradicionales que se regalan en la Gritería que se realiza el 7 de diciembre en celebración a la Santísima Virgen María.

Durante un recorrido por los municipios de Masaya, se pudo constatar que además de los productos típicos para la Purísima como dulces y juguetes, los artesanos y artesanas están trabajando en la elaboración de adornos para la navidad.

En Nandasmo, los angelitos son demandados por la clientela de don Armando Fuentes Galán, propietario del humilde negocio familiar que desde hace 33 años a punta de tubo, angulares, tijeras, compás, martillo, cincel, estaño y cautil, ha elaborado decenas y decenas de hermosos ángeles, carretas, renos, trineos completos hechos en alambre y metal; árboles de navidad para centros de mesa y candelabros con lo que ha podido mantener a su familia y brindar momentos de alegría a familias que adquieren estos adornos propios de la estación.

“El trabajo que hacemos es en hojalatería, artesanía decorada. Los clientes decoran sus árboles de navidad, sus centros de mesa. Usted sabe que en navidad de cualquier forma se puede decorar. El cliente decide el tamaño y los diseños, nosotros los procesamos en metal”.

Recordó que él empezó a diseñar mirando una revista, “diseñé primero los candelabros, una señora vino y le gustó y me dijo que si yo podía hacer eso que intentara algo alusivo a la navidad, así iniciamos”.

“Le doy gracias Dios porque mi trabajo ha tenido aceptación, la gente se ha dado cuenta y han venido acá”.

Igual que don Armando, el joven Ignacio Antonio Gaitán López, trabaja la hojalatería desde muy pequeño.

“Los productos que elaboramos gracias a Dios para esta navidad son los floreros, angelitos, candelabros, maceteras, girasol. Los angelitos son muy solicitados por las personas, ellos los regalan en las purísimas y acá sacamos casi dos docenas diario”.

Masatepe y sus Chivitos hechos de arroz con leche

“El chivito es una tradición de Masatepe, son elaborados de arroz y leche, se pone un día antes a remojar el arroz, se muele y se cuela varias veces, se pone a fuego lento con bastante azúcar, se menea y menea y se le agrega leche, así es que se hace este tradicional masa pan”, explicó Heydi Carina Canales Herrera.

“Desde las primeras semanas de noviembre hemos comenzado a trabajar el doble y mientras más se acerca la fecha se contrata más gente y se trabaja más para cumplir con el cliente y entregarle calidad”.
Además de los Chivitos con su lacito rojo, La Dulcería Chepita ofrece gofio, cajeta, ayote en miel, alfajor, sopa borracha, pio V, cajeta de coco, masa, frutas de colores, nísperos bañados con canela, y churros”, finalizó Heydi.

Monimbó al rescate de las tradiciones con los gallitos de palo

En la vivienda del señor José Miguel Muñoz, quien habita en los Sabogales, contó que desde hace 37 años crea las infaltables palomitas de palo, gallitos de palo, matracas, camioncitos y tamborcitos para que este 7 de diciembre sean parte de los regalos a los niños y niñas que le cantan a la Inmaculada.

“Tenemos la polomita, gallitos, caballitos, el pájaro loco, el caballito de cabuya que le dicen caballito de palo, camiones, carretitas de mano y matracas”.

“Lo que más busca la gente es la palomita. Ellos vienen del Viejo, Managua, Granada, Sábana Grande, por eso desde noviembre trabajamos más para elaborar unas 80 docenas y se vende a 200 córdobas la docena de camioncitos”.

“Esto es importante rescatar porque la gente se van solo a buscar cosas pláticas y no reconocen que este trabajo es bueno y bonito”.

Un chichil y un dulce en una canastita de palma

La artesanía en palma es otra de la oferta de los artífices de Monimbó, quienes con mucho detalle arman con palma pintada en azul, rojo, verde, morado y amarillo los típicos chichiles de palma, canastitas e indios.

José Sebastián Gaitán, contó que “Comenzamos este trabajo desde hace más de 30 años, ahora nos ayudan nuestros hijos y nietas, siempre se sigue el mismo trabajo. Estamos con bastante demanda de chichil y canastas para llevar al mercado y la gente que viene de León y Managua”.

“Es una tradición que ha venido desde antaño no solo de nosotros sino de nuestros abuelos. Nuestros padres desde antaño nos enseñaron esta tradición y por eso la hemos mantenido”.

“En la canasta se hecha gofio, cajeta, caramelos, y si es con los chichilitos a los niños se le dan y comienza a sonar y se contenta”.

“Veo que ahora la gente va a volver a retomar la tradición no solo de Masaya, sino de toda Nicaragua”.

Dulcerías alistan los encargos

Una de las dulcerías más tradicionalistas de Masaya, es la Dulcería Carol, quienes cada año en estas fechas elaboran ricos dulces.

"Ahorita por el momento estamos ofreciendo los churritos, las cajetas, el huevo chimbo, los pedidos de las empresas ya están comenzando a venir desde Managua unos 25 pedidos, unas 500 unidades de canastas que hay que rellenar con los dulces", indicó Pablo López Hernández.

Enfatizó que es una temporada que viene a beneficiar a muchos que están sin trabajo, el trabajo se duplica para preparar las 15 variedades como gofios, cajeta de masa, cajeta de coco, de leche, churros, palomitas, paletas de colores llamadas chilindrinas, almíbar de papaya, piñonate, grocea en miel, coyolito y huevo chimbo.

Comerciantes esperan buenas ventas

"Ya estamos listos para atender a todo el pueblo nicaragüense y extranjeros que vienen a visitarnos para celebrar la purísima y confiamos en Dios que la gente se desborde para celebrar juntos esta fiesta nacional", externó Carlos Gaitán.

Sobre la variedad de productos afirmó que la oferta es grande ya que tienen hechos en "palma, bambú, madera, plástico, cuero y tela".

Los precios varían según el producto, los más comunes como los pitos se encuentran a 50 córdobas el cien, las matracas cuestan 220 córdobas el cien, los indios C$ 250".

Los altares, telones pintados a manos, arreglos, imágenes y la gran variedad de artículos artesanales hechos por manos laboriosas los podrán encontrar en el Mercado de Masaya.