El uso de la medicina natural fue durante siglos una práctica común en la inmensa mayoría de los hogares nicaragüenses, pero con el pasar del tiempo esta fue perdiendo adeptos debido a la introducción de medicamentos elaborados por las grandes transnacionales farmacéuticas.

No obstante, en los últimos años la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, ha insistido en la necesidad de volver a esta ciencia ancestral para lograr condiciones de vida familiar mucho más saludables.

Haciendo eco de propuesta, el Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria ha sostenido encuentros con médicos naturistas y pequeñas empresas que por años han mantenida viva la ciencia de curar con plantas medicinales.

Para los médicos naturistas esta coordinación con el Gobierno está sirviendo de mucho impulso, ya que durante los gobiernos anteriores ellos prácticamente estuvieron trabajando sin ningún tipo de apoyo institucional.

En este sentido, durante un nuevo encuentro con el Gobierno, Alejandra María Floripe, de Laboratorios de Productos Naturales Celcalli, afirmó que con el diseño de un Plan Nacional para este sector se está restituyendo derechos a los Promotores de Salud Comunitaria, así como también a cada una de las familias nicaragüenses, que ahora podrán optar por una alternativa medicinal mucho más barata y sin efectos secundarios.

“Felicitamos al Gobierno porque esta ha sido una lucha”, manifestó Floripe, destacando como uno de los grandes pasos la Aprobación de la Ley que fomenta la Medicina Natural en Nicaragua.

Cecalli es una fundación originaria de Estelí que distribuye medicinas alternativas en prácticamente todo el país.

Joel Jiménez, como médico naturista del municipio de Corinto con 25 años de experiencia, decidió entrar de lleno con la marca Productos Prosalud.

Explicó que las plantas pueden ser usadas para aliviar o bien evitar un sinnúmero de enfermedades, de tal manera que valoró como muy positivo el trabajo del Gobierno al abrir espacios de encuentro como este.

“Durante años hemos trabajo solos, pero ahora con el esfuerzo de nuestro gobierno nos sentimos apoyados”, aseguró Jiménez.

Josefa Torres, Secretaria General del Ministerio de Economía Familiar, explicó que lo que se busca es reunir a todas aquellas personas que trabajan la medicina natural y fomentar que las familias nicaragüenses usen esos productos.

Torres manifestó que en total hay unas 75 plantas medicinales de gran uso en Nicaragua, de las cuales buena parte son nativas y otras han sido introducidas desde otros países.