María de los Ángeles Pineda, esposa del exalcalde de Iguala José Luis Abarca, sujeta a investigación por secuestro y desaparición de los 43 normalistas, rechaza hablar sobre su autoría intelectual en los hechos violentos de septiembre pasado, informaron hoy fuentes oficiales.

Autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) indicaron que mantiene silencio sobre las órdenes que su esposo y ella daban a los policías de Iguala y Cocula, estado de Guerrero, de acuerdo con información del periódico La Jornada.

La publicación alude a personal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) que ha acudido en diversas ocasiones a solicitarle declaración en torno a los datos de las indagatorias, pero ella no acepta comparecer.

Policías detenidos por estar involucrados en la desaparición de los normalistas testimonian que ella era el enlace con los líderes del grupo criminal Guerreros Unidos.

Durante los hechos violentos en Iguala, donde policías asesinaron a seis civiles, uniformados detuvieron a estudiantes de Ayotzinapa, entregados a Guerreros Unidos, y según miembros de la banda delincuencial, los mataron, quemaron y los restos fueron puestos en bolsas y arrojados al río San Juan y a un basurero de Cocula.

Hermana de Alberto, El Borrado, y Mario, El MP, integrantes del cártel de los hermanos Beltrán Leyva -asesinados por bandas rivales en el estado de Morelos en 2009-, Pineda insiste en su silencio por el secuestro y desaparición de los 43 alumnos de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa.

A prehendida el 5 de noviembre, sujeta a investigación, el arraigo impuesto a Pineda vence el 16 de diciembre, cuando se determinará si se le consigna por secuestro, delincuencia organizada y lavado de dinero, precisa La Jornada.