Datos a la fecha indican que, entre enero y octubre de 2014, la temperatura media del aire sobre la superficie terrestre y la superficie del mar fue superior en 0,57 °C a la media de 14 °C del período que se usa como referencia (1961-1990).

De mantenerse esa tendencia en noviembre y diciembre, el 2014 sería el año más caluroso jamás registrado; superando así a otros años: 2010, 2005 y 1998.

Así se desprende del adelanto del informe sobre el Estado del Clima presentado por la Organización Metereológica Mundial (OMM) en el marco de las negociaciones climáticas (COP20) que tienen lugar en la ciudad de Lima en Perú.

"De la información provisional para 2014, se desprende que 14 de los 15 años más calurosos de los que se tiene registro se han dado en el siglo XXI", dijo Michel Jarraud, Secretario General de la OMM.

Asimismo, Jarraud agregó: "El panorama que se ha dado en 2014 corresponde plenamente a lo previsible en una situación de evolución del clima. Un calor sin precedentes sumado a lluvias torrenciales e inundaciones que provocaron la destrucción de medios de subsistencia. Lo que resulta particularmente insólito y alarmante este año son las altas temperaturas en zonas de la superficie oceánica, especialmente en el hemisferio norte".

Las temperaturas en la superficie del mar fueron las más altas de las que se tenía registro (unos 0,45 °C por encima de la media de 1961-1990). "Las temperaturas en el Pacífico Tropical Oriental se acercaron a los umbrales de El Niño", indicó el informe.

Precisamente, en abril, buzos reportaron temperaturas superiores a los 27 °C en Isla del Coco que se ubica en la zona del Pacífico Tropical Oriental.

"A comienzos de año se pensó que este sería un año donde iba a darse un súper El Niño, justo porque se dio un pulso de viento que impulsó desde el oeste estas ondas Kelvin y fue bastante grande por ahí de abril y mayo. Esa onda, precisamente se había visto una parecida en 1997, fue lo que alertó. Pasó esa onda, calentó la superficie, pero no vino nada más detrás, entonces se normalizó", explicó Ken Takahashi del Instituto Geofísico de Perú a La Nación.

En los meses entre enero y junio, el contenido de calor océanico alcanzó profundidades entre 700 y 2.000 metros.

En cuanto a la temperatura media del aire en la superficie terrestre, esta se registró en 0,86 °C por encima de la media.

"El hecho de que estemos camino a tener el año más caliente nunca antes registrado a nivel mundial debería provocar escalofríos en aquellos que se preocupan por el cambio climático, especialmente los negociadores que se encuentran en el corazón de las discusiones climáticas en Lima", dijo Samantha Smith de la organización World Wild Fund (WWF).

Igualmente, Smith añadió: "Esta es, sin duda, más evidencia científica del impacto real que el cambio climático está causando en nuestro mundo. Los cambios los sentirán con mayor intensidad las personas más vulnerables, aquellas cuyas vidas y medios de subsistencia ya están siendo impactados. Los científicos han hablado. Las personas han marchado. Ahora necesitamos que nuestros líderes actúen".