Una tormenta sin precedentes en el sur de California debería aplacar este martes luego de provocar docenas de evacuaciones y poner en alerta a las autoridades por los potenciales deslizamientos de tierra.

El martes, el centro de Los Ángeles recibió casi tres centímetros de lluvia, rompiendo un récord que databa de 1961.

De igual manera lugares como Santa Bárbara y Oxnard, Camarillo, Long Beach, y Palmdale rompieron récords.

La lluvia duró unas seis horas, no muy fuerte, pero cayó de manera consistente.

Esta es la segunda tormenta seguida en el estado y aunque ha traído bastante agua, apenas si alivia la historia sequía que sufre California desde hace cuatro años.

El año pasado solo cayeron nueve centímetros de agua en todo el año.