Para las autoridades de salud, de poco sirven las jornadas de abatización y fumigación, si en los barrios la población no toma todas las medidas higiénicas para evitar los criaderos del mosquito Aedes Aegipty, principal agente transmisor del Dengue y el Chinkungunya.

En el barrio Giorgino Andrade, del distrito VII de Managua, fue manifiesta la colaboración de la ciudadanía con las brigadas del Minsa, quienes anduvieron de casa en casa no sólo abatizando y fumigando, sino enseñándole a las familias la forma adecuada de eliminar los potenciales criaderos de zancudos.

El doctor Santos Ortiz, epidemiólogo del Centro de Salud Villa Libertad, aseguró que la limpieza del hogar va más allá de botar las hojas de los árboles y la basura. En este sentido, afirmó que hay que eliminar todas aquellas cosas que puedan acumular agua, ya que de lo contrario se estaría poniendo en riesgo la vida de muchas personas.

“Las actividades que hace la comunidad son las más importantes”, expresó Ortiz, quien aseguró que luego de una jornada epidemiológica debe ser la comunidad organizada la que vuelva a recorrer el barrio efectuando las mismas labores aprendidas junto a los brigadistas del Minsa.

En el barrio Giorgino Andrade la población dijo sentirse satisfecha con el trabajo que realiza el Gobierno en la lucha contra el Dengue y el Chikungunya, pues esto garantiza la salud de los adultos, de los niños y los ancianos, pues ante este tipo de enfermedades todos son vulnerables.

“Creo que está muy bien lo hace el Ministerio de Salud, porque con esto se combate el zancudero. Nosotros como población también tenemos que poner nuestro granito de arena y mantener la casa limpia y libre de recipientes que acumulen agua”, subrayó Eugenia Orozco.