Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, participó la mañana de este miércoles con mucha fé y alegría en la culminación de la Novena en honor a la Santísima Virgen María en la Universidad Católica (UNICA).

Al Cardenal de la Paz se le vio muy animado iniciando La Purísima con el tradicional grito ¡Quién Causa Tanta Alegría!, al que decenas de estudiantes y docentes de esta Alma Mater respondieron ¡La Concepción de María!

Durante una entrevista a los Medios de Comunicación del Poder de las Familias y Comunidades, Su Eminencia destacó que Nicaragua siempre se distingue por ese amor que le tiene a María Inmaculada.

“María es Madre de Cristo y Madre Nuestra, y la celebramos con mucha alegría, sobre todo tratando de vivir una Vida llena de Gracia”, expresó Su Eminencia, al mismo tiempo que invitó a todos a acercarse a Cristo Jesús.

El líder religioso, quien se hizo acompañar de Monseñor Bismarck Carballo, manifestó que toda la familia católica de Nicaragua honra con amor a la Santísima Virgen.

Por su parte, trabajadores, estudiantes y familias de las comunidades cercanas a la UNICA, expresaron su fé, devoción y alegría, al celebrar estas fiestas marianas en un ambiente de Paz y Reconciliación.

“Me siento alegre, contenta, feliz de estar aquí celebrando a Nuestra Madre. Todos los católicos siempre nos unimos para honrar el amor que le tenemos a Ella, la adoramos, es lo más lindo que tenemos”, indicó Ermelinda Cajina.

“Celebramos a María porque es la Madre de Nuestro Señor Jesucristo, el Salvador del Mundo. Y estamos alegres porque estamos celebrando esta Novena con la figura del Cardenal Miguel presente”, dijo Rafaela Pérez.

“Tenemos un gran agradecimiento hacia la Virgencita por las bondades que ha tenido con nosotros, un gran respeto y un pensamiento de alegría y bendición para nuestro país”, sostuvo Lorenzo Muñóz, decano de la Facultad de Medicina.

La rectora de la UNICA, Michelle Rivas, expresó que en esta culminación de la Novena en esta casa de estudios, la Virgen se ha manifestado. Destacó que “Nicaragua es un país bendito por María, porque estamos bajo su protección”.