Cercanía y calidad en la atención médica son los dos principales beneficios que está llevando el nuevo Puesto de Salud del barrio Giorgino Andrade, a unos 8 mil 500 pobladores.

Este puesto médico estuvo abandonado por años y por tanto los habitantes de los barrios Giorgino Andrade, Rubenia y Pedro Arauz, tenían que recorrer largas distancias para poder acceder a un servicio tan vital como la salud. Sin embargo, con la rehabilitación y equipamiento de esta unidad el objetivo del Gobierno es garantizar que los niños, mujeres, hombres y ancianos puedan ser atendidos lo más cerca posible de sus hogares.

Durante la inauguración de este puesto, la Directora de Servicios en Salud del Silais-Managua, doctora Carolina Dávila, explicó que la reactivación fue gracias al modelo de alianzas con las Alcaldías, lo cual es fundamental para mejorar la infraestructura médica y la calidad en atención dentro del Modelo de Salud Familiar y Comunitaria.

Dávila señaló que la unidad está dotada con personal calificado y con todos los medicamentos necesarios en la atención primaria.

Para los pobladores el contar con un puesto médico cerca de sus hogares es un ejemplo más del trabajo que realiza el Gobierno Sandinista en restitución de sus derechos.

“Este centro de salud pasó deshabilitado más de 10 años. Le damos gracias al Gobierno y hacemos el llamado a la comunidad para que lo cuide”, expresó Valeska Vivas.

Ellos recuerdan que para poder pasar consulta tenían que ir a los hospitales, de tal manera que ahora no será necesario incurrir en tantos gastos pues tendrán un médico a su disposición dentro del mismo barrio.

“Antes uno tenía que ir con el enfermo al hospital, ahora no, ahora solo tenemos que cruzar la calle”, afirmó Eugenia Castillo, otra de las pobladoras del barrio Giorgino Andrade que ha visto restituido su derecho a una atención en salud de calidad.