El fervor mariano y la tradición popular se vivió en el Mercado Mayoreo con la realización del novenario a la Purísima Concepción de María, el cual es organizado por los comerciantes del centro de compras, quienes año con año le cantan a la Madre de Dios, agradeciéndoles de esta manera las bendiciones que les brinda durante todo el año en sus pequeños establecimientos y sus familias.

Con un hermoso altar adornado con flores de la temporada como madroño, pascua y pastoras, los niños y adultos del mercado rezaron y cantaron con mucha devoción y una vez concluido recibieron de manos de los organizadores la tradicional gorra, conteniendo frutas, dulces, juguetes y alimentos deliciosamente elaborados por las comerciantes.

“Estamos rezando el cuarto día del novenario, celebrando y dándole gracias a nuestro padre celestial y a la virgen santísima. Hoy Nicaragua está unida en los brazos de María, celebrando con amor y devoción, este año estamos pidiendo amor y bendiciones para nuestros negocios y nuestras familias” dijo Cristina Sánchez.

La celebración se extenderá durante toda la semana en los ocho mercados de la capital, llevando alegría a todas las familias que trabajan en dichos sitios y a las que asisten a efectuar sus compras sobre todo en estos días cuando se aproxima la gritería.

“Estamos celebrando a la virgen santísima, todos los comerciantes estamos muy agradecidos con ella porque nos protege, nos guarda y siempre nos lleva de su mano por los caminos del bien, hoy al igual que en otros años nos disponemos a organizar la purísima en nuestro mercado y compartir con todos un brindis” dijo Martha Moreno.

“Siempre los comerciantes nos unimos para cantarle a María, porque es nuestra madre y nos protege cada día, ella es la que nos ha guiado y nos permite tener éxito en nuestros puestos de trabajo, por ello año con año la celebramos para que ella nunca nos desampare” concluyó Nubia Sánchez.