Las autoridades del Ministerio de Salud, recibieron la obra finalizada del nuevo Instituto de Medicina Natural y Terapias Complementarias, donde se capacitará a los médicos del sistema de salud en técnicas alternativas de salud para el beneficio de la población nicaragüense.

En un breve recorrido la Ministra de Salud, Sonia Castro, verificó el trabajo realizado en los diferentes ambientes que cuenta el moderno complejo.

Olivia Cano, directora general de recursos físicos para la salud, destacó que el proyecto tiene una dimensión de 2 mil 700 metros cuadrados y su construcción costó más de 30 millones de córdobas.

“El objetivo es formar en educación de medicinas alternativas y terapias complementarias para la población nicaragüense. Es un complejo de 4 edificios, administración, aulas de clases, audiovisuales, un centro de prácticas y auditorio para 350 personas”, comentó.

María José Mendoza, directora del Instituto de Medicina Natural y Terapias Complementarias, explicó que en ese instituto se trabajará un proceso de articulación entre la medicina natural y terapias alternativas y la medicina ancestral de los pueblos indígenas.

“Estamos trabajando el programa con un enfoque intercultural y de esta manera vamos a restituir los derechos en relación a los pueblos indígenas y revitalizar todos los artes y saberes ancestrales”, indicó.

Dijo que en los próximos días el centro será inaugurado y destacó que las instalaciones fueron diseñadas y construidas en base a la cosmovisión y espiritualidad indígena que tiene que ver con los saberes ancestrales.

Justo Rufino Gutiérrez, presidente del Pueblo Indígena de San Juan de Oriente, quien acompañó el recorrido, explicó que los pueblos indígenas están satisfechos con la construcción del Instituto porque ahí se rescatará el saber ancestral de la medicina natural y las terapias complementarias.

“Hoy el gobierno quiere que estas plantas y estos curanderos puedan llegar a un hospital, a un centro de salud, a una casa materna, para ayudar al paciente que está ahí de manera articulada para buscar la salud de esa persona”, comentó.

“La medicina natural no es tóxica, es una medicina que Dios la creó para bien de la humanidad no para mal. No es como la medicina de farmacia que tiene efectos secundarios y daña al cuerpo”, indicó Gutiérrez.

El Centro también cuenta con un jardín de plantas medicinales que serán utilizadas para compartir los saberes sobre las propiedades de las plantas en la salud de las personas.