Con el objetivo de ser un referente de peregrinación para la Paz en el centro de las Américas, fue inaugurada y bendecida por los obispos de Centroamérica la Cruz de Apante y la imagen de la Virgen de Guadalupe que la Diócesis de Matagalpa construyó en el Cerro Apante nombrado desde este jueves 27 de noviembre con la Montaña de la Paz.

“Hoy la divina providencia ha convocado a todos los obispos de Centroamérica para que estén aquí con nosotros y celebren los 90 años de la fundación de la Diócesis de Matagalpa, es por la providencia de Dios que al fin de la primera parte de este proyecto de Montaña de la Paz coincide con su presencia y el aniversario de los 90 años de la Diócesis, aprovechando este importante acontecimiento les pedimos bendecir esta Cruz y la Montaña de la Paz”, exprseó Fray John Anthony Boughton, servidor del Convento San Antonio.

Boughton explicó que la Cruz de Apante y la imagen de María en su advocación de la Virgen de Guadalupe, es una obra de Dios que inspirada continuamente por los últimos 30 años y que preparó a la Diócesis con el soplo de su espíritu santo para que finalmente se concretizara a partir del 2011.

Detalló que este monumento el primer elemento es la Cruz, que es el principal y ejemplar símbolo de reconciliación realizada por Jesús para dar a cada ser humano la capacidad de restaurar su relación intima con Dios, siendo la Cruz un elemento que infunde esperanza.

La Cruz, construida en la cima del Cerro Apante tiene una altura de 33 metros, los que representan los años de la vida terrenal de Jesucristo, en su centro posee una cruz de luz que brilla por las noches en símbolo del Señor que es la luz del mundo.

“La Cruz mira del cielo a la tierra de Matagalpa. A los pies de la cruz está la imagen de la Virgen de Guadalupe, emperatriz de las Américas, patrona de la nueva evangelización y de la vida humana. La imagen tiene 14 metros de altura, la presencia de la virgen junto a la cruz subraya la importancia que ella tiene en la historia de la salvación, siempre la encontramos junto con Jesús El Salvador, […] ella nos conduce a Jesús como madre de Dios, madre nuestra que nos guía con su ejemplo e intercesión para conciliarnos con Dios y nosotros mismos”, dijo Boughton.

Cruz es expresión del abrazo de Cristo

El Nuncio Apostólico Monseñor Furtunatus Nwachukwu declaró que la Cruz de la Paz en la Montaña homónima es una representación del abrazo de Cristo al mundo, a Nicaragua, al pueblo de Matagalpa.

“Me gusta siempre tomar la posición de un abrazo, ustedes saben que cada abrazo empieza con la cruz y es así que la Cruz es la expresión, es la manifestación del abrazo de Cristo y es por eso que el abrazo del Santo Padre a Matagalpa y de Matagalpa a la América Central y a todo el mundo es también una expresión del amor que el Papa representa, el amor de nuestro Señor Jesucristo y esto es lo que también significa la bendición en este día de esta gran Cruz, la Cruz que se ha construido en el cerro Apante, esa cruz es una expresión de ese abrazo de amor, abrazo de la paz, es por eso que a partir de hoy el cerro va a tener un nuevo nombre, no más cerro Apante, sino Cerro de la Paz”, dijo el Nuncio Nwachukwu.

Dios bendice a Nicaragua y América con Montaña de la Paz

Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo José Brenes, aseguró que este proyecto, que luego de varios años se ha hecho realidad para el pueblo de Matagalpa, de Nicaragua y Centroamérica, ha sido aceptado por Dios, que a través de signos muy sencillos ha demostrado su agrado.

“Hoy desde muy tempranas horas nos hemos reunido para alabarle y bendecirle (a Dios), cuando iniciamos la eucaristía yo lancé mi mirada hacia el (Cerro) Apante y le dije a Monseñor Ulloa, el Apante se cubrió de nubes y cuando el Apante se cubre de nubes es que va a llover, por mi experiencia de trece años vividos aquí, que siempre que miraba el Apante después venía la lluvia, pero no vino la lluvia fuerte, sino que vino una brisa suavecita que no mojaba, no empapaba, pero era el signo de Dios”, declaró Brenes.

El Cardenal Brenes destacó la bendición de Dios hacia Nicaragua y América, expresada en la leve brisa que bañó Matagalpa durante la celebración de los 90 años de la Diócesis y la inauguración de la Cruz de la Paz.

“El Apante se fue limpiando, la brisa cayó sobre nosotros y le dije a Monseñor en ese momento, Dios está bendiciendo esta obra, Dios está diciendo ésta obra me agrada y ésta obra la hago mía y con ésta brisa suave bendigo a este pueblo de Matagalpa y desde Matagalpa a todo el pueblo de Nicaragua, América Central y de toda América Latina y el Caribe”, indicó.

Matagalpa la capital de América en la fe

“Hoy en Matagalpa nos sentimos la capital de América, la capital de la paz, la capital de la reconciliación, la capital de la solidaridad tal como lo expresaba hoy el Nuncio, el enviado del Papa a Nicaragua, así que Matagalpa ha salido a relucir en todo el mundo. Hoy nos encontramos en un momento muy histórico a través de la celebración del 90 aniversario de la fundación canónica de la Diócesis, de la inauguración de este monumento a la paz, donde estamos con la Cruz de Cristo, el abrazo de Cristo que es una gran señal, un gran mensaje para que todos los nicaragüenses seamos abrazados por Cristo y permitamos ser abrazados por Cristo”, expresó el Alcalde de Matagalpa, Sadrach Zeledón Rocha.

La Cruz y la imagen de la Virgen de Guadalupe son solo el primer elemento del proyecto Reyna de la Paz, elaborado por la Diócesis, el que también incluye un viacrucis en el cual se pretende colocar las estaciones de la Dolorosa, camino de oración que iniciará en la Catedral de San Pedro, en el centro de la ciudad y terminará en la cima del Cerro Apante.

Una tercera etapa del proyecto, es la construcción, en el mismo cerro junto a la Cruz, de la capilla María Reyna de la Paz, donde los peregrinos encontrarán un lugar para celebrar la santa misa, orar en silencio o simplemente descansar en la tranquilidad del lugar sagrado.