Congregados en el Campo Elías Alonso el pueblo católico de Matagalpa celebró, junto a más de 50 obispos de Centroamérica, los 90 años de su diócesis, a través de una eucaristía campal presidida por el Arzobispo de Panamá y presidente del SEDAC (Secretariado Episcopal de América Central), Monseñor José Domingo Ulloa.

Monseñor José Domingo Ulloa, destacó la trayectoria de la Diócesis de Matagalpa, que en sus 90 años ha centrado su camino hacia la nueva evangelización en la familia católica transmisora de la fe cristiana.

“Como nos ha exhortado el documento de Aparecida, al igual que las otras iglesias particulares, Matagalpa está en su proceso de conversión pastoral hacia una nueva evangelización, una iglesia con el desafío de seguir reformando sus estructuras, sus modos y mecanismos de evangelización, evangelización nueva en su método, en su ardor y en su expresión”, dijo Monseñor Ulloa.

El alto prelado católico instó al pueblo católico de Nicaragua, de Matagalpa, a continuar con la tarea evangelizadora, porque siempre hay mucho por hacer en un mundo con sed de Dios y donde los retos son siempre nuevos y desafiantes ante los cuales la Iglesia debe responder propositiva y valientemente.

“La misión debe continuar más allá hasta las últimas periferias geográficas y también existenciales del ser humano, como nos dice el Papa Francisco. Recuerden siempre que el Señor está con ustedes y les bendice a cada uno, a la familia, a los niños, a los adolescentes, a los jóvenes, a los adultos, a los ancianos, nos bendice a todos, a los sanos y a los enfermos, a los santos y los pecadores, porque todos somos pueblo de Dios y según nuestra condición estamos llamados a evangelizar”, indicó.

“Hermanos que este aniversario nos ayude a mantener viva la fe en Jesucristo y que acreciente nuestro amor a la iglesia y la conciencia de ser verdaderos miembros vivos de ella, sigamos juntos dando gracias a Dios por este caminar de 90 años como iglesia diocesana de Matagalpa, gracias por tantos hombres, mujeres, jóvenes, niños que han puesto su confianza en el Señor, gracias por habernos enseñado a confiar, gracias por caminar con nosotros, gracias por ser nuestro sostén, gracias por nuestros enfermos, gracias por nuestros obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, catequistas, seminaristas, animadores de comunidades. Gracias por nuestro pueblo. Hoy podemos decir Señor gracias, gracias, esa es nuestra riqueza”, agregó el Arzobispo panameño.

El Obispo de esta Diócesis, Monseñor Rolando José Álvarez, recordó la importante labor e influencia ejercida en su diócesis por los padres mercedarios y jesuitas en los 90 años de trayectoria, quienes dejaron huellas imperecederas expresadas en obras en la catedral de la Perla del Septentrión, escuelas y la evangelización del pueblo.

Asimismo, señaló que al cumplirse 90 años, la Iglesia busca entrar de corazón en conversión pastoral hacia una nueva evangelización, donde se propone llegar al hombre de hoy, aquel que se encuentra fracturado, herido por la ruptura de su matrimonio, por la desintegración de la familia por la violencia intrafamiliar, el abuso a las mujeres, a los niños, el alcoholismo, la soledad de los ancianos y por los desempleados.

“A los hombres, las mujeres de hoy que sumergidos en un mundo secularizado corren el riesgo de perder el centro de gravedad de su propia existencia, Cristo les ofrece su corazón humano y divino, fuente de conciliación y principio de vida nueva en el Espíritu Santo”, declaró.

Católicos comprometidos a continuar evangelizando y firmes en su fe

Los fieles católicos de Matagalpa, que ante el inclemente sol y una ligera llovizna acudieron a escuchar la palabra del Señor, afirmaron que tras 90 años de evangelización el reto que deben asumir es continuar evangelizando y ser firmes en su fe.

Luz Marina Martínez expresó que cumplir 90 años en sus diócesis es motivo de alegría para todos los matagalpinos, que hoy deben asumir el reto de evangelizar a los jóvenes para guiarlos por el buen camino y hacer más grande la Iglesia.

“Yo creo que como católicos nos sentimos felices, alegres, es un evento que no se vive todos los días. Son 90 años los que estamos celebrando de nuestra Diócesis de Matagalpa y es un regocijo para todos los católicos que lo estamos viviendo con fe, con fervor, con alegría”, comentó Marvin Jiménez.

María Cortez Leiva aseguró que este es un acto de fe que les llena de regocijo por contar con la presencia de los obispos de la región, pero sobre todo por la presencia de Cristo en sus vidas y en sus corazones.

“Nos sentimos muy alegres, muy felices porque estamos aquí reunidos con Cristo, con nuestra Señora y Madre Santísima, estamos muy felices y es un honor estar presenciando todo esto que es maravilloso para aumentar nuestra fe, para vivir, nuestro compromiso es seguir evangelizando, en la pastoral y seguir siempre firmes en la fe”, mencionó Esmelda Alvarado Chavarría.