La Asamblea Plenaria Ordinaria del Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC), que congrega a todos los obispos de Centroamérica y Panamá, se encuentra reunida en Managua, teniendo como invitado especial a Monseñor Claudio María Celli, enviado del Papa Francisco y Presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales de la Santa Sede.

Este encuentro servirá para que los obispos de las diferentes arquidiócesis de las naciones centroamericanas, reflexionen sobre diversos temas, pero particularmente sobre los medios de comunicación y las nuevas tecnologías. En este encuentro participa el Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu.

Previó a la reunión de los altos prelados, Su eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes, el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa y Monseñor Celli, brindaron declaraciones sobre los objetivos del encuentro que se realiza cada año en un país de la región, en esta ocasión se hizo en Nicaragua.

“Año con año nos reunimos en diversos países los obispos de Centroamérica, dentro de este organismo muy propio que se llama el SEDAC, cada periodo de tiempo vamos cambiando la directiva y en este momento el presidente es nuestro Secretario Episcopal Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de la Arquidiócesis de Panamá”, señaló el cardenal Brenes al presentar a sus acompañantes en la conferencia.

“Nos estamos reuniendo todos los ministros de Centroamérica y esto es importante”, dijo Ulloa, agregando que el encuentro viene a fortalecer a la iglesia de la región “y reflexionar sobre las luces, las sombras y las proyecciones que como iglesia tenemos en Centroamérica. Este año la temática gira en torno a algo tan importante; la comunicación como lugar de encuentro con el otro, ese es el gran reto que tenemos en Centroamérica, a pesar de que las diferencias que tenemos cada uno de los países, tenemos que sentirnos que somos uno y esto es lo que la comunicación pretende”.

Durante los cuatro días de encuentro, los obispos de la región, abordarán los temas pastorales, las misiones, las vocaciones, el trabajo evangelizador que toca realizar a la Red de Radio y Televisión.

Celli al intervenir en la conferencia, recordó que en 1970 cuando fue nombrado como Nuncio Apostólico en Honduras, se quedó varios meses antes en Managua “así que saliendo de Europa, el primer país que yo conocí fue Managua, Nicaragua, viví en la nunciatura la que estaba en el centro de la ciudad, derrumbada por el terremoto”.

“Para mí este momento es muy particular porque los señores obispos de Centroamérica, quien preguntarse, quieren reflexionar sobre el signo de la comunicación hoy en día y de los desafíos que las nuevas tecnologías comunicativas ponen a la iglesia”, señaló Monseñor Celli.

El prelado recordó que el Papa Francisco promueve en el mundo una “Iglesia de Puertas Abiertas” para que cualquier persona que pase por las calles pueda entrar, pero también los que están dentro salgan a difundir el evangelio.

“Nuestra comunicación tiene como misión fundamental el anuncio del evangelio”, recalcó Monseñor Celli.

Durante la conferencia se le preguntó a los obispos, sobre temas relacionados a los problemas de inseguridad ciudadana que viven las naciones centroamericanas, a excepción de Nicaragua que tiene índices muy seguros y que es reconocido por entidades internacionales. Igual se le consultó sobre las medidas migratorias propuestas por el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Monseñor Ulloa contestó que a la iglesia le preocupa la inseguridad y violencia en que viven algunas naciones centroamericanas, así como el tema de las personas que migran hacia otras naciones. En Centroamérica, los países que conforman el Triángulo del Norte, El Salvador, Honduras y Guatemala, se registran altos niveles de inseguridad.