Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes, a pocos días que inicie el novenario a la Inmaculada Concepción de María, y con ello las celebraciones de la Purísima, instó a las familias a festejar con devoción, alegría y gozo a la madre de Jesucristo.

"Diciembre para nosotros es alegría, porque celebrar a la Madre, es motivo de alegría para todos", mencionó el prelado nicaragüense, quien agregó “que reconozcamos que María es de Nicaragua y Nicaragua es de María, que María es una madre y qué hermoso que nosotros podamos celebrarla con mucha alegría y con mucho gozo. Yo no dudo que en todos los hogares de Nicaragua por lo menos hay una estampita de la Santísima Virgen”, señaló el alto jerarca católico, quien brindó estas palabras en las instalaciones del colegio Calasanz en Managua.

Reconoció que en la actual Nicaragua cada día aumentan el número de familias que instalan altares en honor a la Virgen María, para celebrarla y cantarle en esta particular devoción que los nicaragüenses rendimos en diciembre.

“Veo cómo cada año aumenta el número de los altares, sobre todo he visitado algunas partes donde están vendiendo las imágenes de la Virgen y pregunto si las venden todas, generalmente las venden todas, eso significa que si hoy se venden mil, hay mil familias que están celebrando, el próximo año habrán otras mil”, indicó.

Valoró de positivo la instalación de altares de las diferentes instituciones nacionales en la Avenida de Bolívar a Chávez, pues brinda la posibilidad que las personas que acuden a admirar a la Inmaculada Concepción, hacen sus respectivas oraciones en una muestra de amor a la Virgen María.

“Me parece interesante porque el ser mariano, es parte de nuestra identidad de ser nicaragüenses, nosotros decimos ‘Quien Causa Tanta Alegría, la Concepción de María’, pero también decimos ‘María de Nicaragua, Nicaragua de María’, o sea ser nicaragüense es ser mariano, eso lo llevamos todos en la sangre”, dijo Brenes al ser preguntado sobre los altares, considerando que cada año aumenta el amor hacia la Virgen María.

El novenario a la Virgen María inicia el viernes 28 de noviembre, el 7 de diciembre se realiza la tradicional Gritería, una antesala del 8, día de la Inmaculada Concepción de María.