Los cantos a la Virgen María este próximo 7 de diciembre lucirían un tanto monótonos si la Gritería no fuera acompañada de los tradicionales pitos y matracas de Masaya. En este sentido por segunda semana consecutiva los artesanos de este departamento han llegado al Parque Nacional de Ferias de Managua para mostrar al público cada una de aquellas cosas que los productos industriales traídos de otros países no han podido desplazar de esta fiesta religiosa.

De esta manera las escobitas, los carritos de madera, los abanicos, los maromeros, los chischiles, las canastitas, y otra gran variedad de artículos fabricados por las manos nicaragüenses se han unido para llenar el parque de ferias de un colorido sólo superado el día 7 cuando millones salgan a cantarle a la Santa Patrona de Nicaragua.

Los artesanos aseguran que estos productos son fabricados generalmente con madera de acetuna, en colores que buscan mostrar la alegría con que el nicaragüense trata siempre de vivir cada una de sus tradiciones. Las canastas y escobas se fabrican de palma o bambú pero también están matizadas con la viveza propia de la idiosincrasia del pueblo.

Estos hombres y mujeres cuyas laboriosas manos son capaces de convertir cualquier trozo de madera en un bonito juguete o en una verdadera obra de arte, aseguran que tratan de vender estos productos a precios muy accesibles para que las familias puedan celebrar a la virgen manteniendo el folclor y las tradiciones nacionales.

"Las matracas las tenemos a 35 córdobas la docena y a 300 las 100, y los indios y maromeros a 35 la docena. Las canastitas varían, hay a 60 y 50 córdobas la docena", explica Antonia López, artesana de la comarca Quebrada Onda.

Estos artesanos expresan que en vez de seguir promoviendo artículos plásticos las familias deberían preservar las celebraciones a María guardando todo aquello propio de nuestros antepasados.

"Siempre se mantiene la tradición de la Purísima, lo que se reparte en La Griteria", dice Cristina Putoy para quien una Purísima que no tenga tenga pitos y matracas no esta completa.

La feria ha servido para que muchos devotos compren la gorra sin tener que ir a Masaya o al mercado Huembes, conocido por vender este tipo de artesanías.

"Llevamos matracas, pitos y maromeros. Las cosas en la feria están muy accesibles. En lo personal yo prefiero obsequiar en la Gritería cosas típicas porque es una forma de cultivar las tradiciones", afirma la operadora Martha Meza.

No menos importante en una Griteria son los dulces. En la feria han participado varias Dulcerías de Masaya con todas las golosinas nacionales.

"Tenemos más de 70 dulces, tenemos el gofio que es el tradicional de la Purísima pero también tenemos cajetas de coco, piñonaque, tenemos de todo", subraya Yanira Valle, de Dulceria Carmen.

En la feria también se ha invitado a participar a artesanos que fabrican imágenes de la virgen María. Un ejemplo de ello es el taller de artículos religiosos Inmaculada concepción de María, ubicado en Managua. Según la artesana Meyling Gutiérrez, para este 7 de diciembre los devotos pueden lucir en sus altares imágenes de unas cuantas pulgadas de altura hasta una que pueden medir un metro con ochenta centímetros, y cuyos precios van de 200 a los 10 mil córdobas.