El esfuerzo por erradicar los criaderos del mosquito transmisor del virus chikungunya de los hogares nicaragüenses, puedo observarse en toda su integridad este sábado en el barrio capitalino de Villa Revolución.

Allí el Ministerio de Salud (Minsa) se unió a la Alcaldía de Managua, a los Gabinetes de la Familia y a la comunidad entera para realizar el plan calache, la abatización, la fumigación y la concientización de que solo manteniendo limpio los hogares es que las familias podrán estar a salvo de esta grave enfermedad.

Para las autoridades sanitarias de nada sirven jornadas como estas si en los hogares siguen persistiendo calaches viejos donde el mosquito deposite sus huevos.

“Por eso andamos en la jornada de sencibilización. Queremos que la gente además de que barra sus patios y que elimine las hojas, también elimine chereques, botellas, tapones, botellas, juguetes viejos, todo eso que al caer el agua se convierte en un criadero”, explicó el doctor Santos Ortiz, epidemiólogo del Centro de Salud Villa Libertad.

Los pobladores de Villa Revolución aplaudieron el trabajo de las instituciones del Gobierno y se mostraron dispuestos a colaborar con la erradicación de potenciales criaderos de zancudos.

“Estamos conformes porque solo de esta manera es que podemos erradicar este zancudo. El crecimiento que tiene el chikungunya es preocupante y agradecemos al gobierno porque se está preocupando por esta situación. Nosotros estamos tomando las recomendaciones del gobierno: la limpieza, no permitir charcas y dejar entrar a los brigadistas a nuestras casas”, sostuvo Víctor Martínez.

En este barrio las nubes de zancudos son un dolor de cabeza para las familias, no obstante, la esperanza es que con esta jornada epidemiológica el mosquito se aleje de sus hogares y con ello la fiebre chikungunya.