Más allá de tener que asistir cada sábado para recibir sus respectivas clases y capacitarse ya sea en computación, idiomas, reparación de celulares y elaboración de piñatas, hombres, mujeres y jóvenes han encontrado en las Escuelas de Oficio una verdadera oportunidad para desarrollar iniciativas de autoempleo.

Cada uno de los conocimientos adquiridos durante las sesiones de todos los sábados se van sumando a las capacidades y habilidades para salir adelante por sus propios medios y garantizar el bienestar de sus familias.

En el municipio de El Crucero, en las Escuelas de Oficio que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha instalado en colaboración con el gobierno local, se ofertan oportunidades a jóvenes y adultos para cursar estudios en aquellas labores que les apasionan o llaman su atención.

"Vamos muy avanzados, el profesor nos ha enseñado mucho, estamos capacitándonos gracias al Gobierno que nos está dando la oportunidad de estudiar en este centro completamente gratis”, expresó Alexander Alemán Alonso, quien en ocasiones anteriores intentó aprender computación pero los altos costos del curso lo obligaron a abandonarlo y hoy puede cumplir su sueño aprender el uso y manejo de una computadora sin tener que pagar un solo centavo.

“Para nosotros ha sido importante porque es una oportunidad gratuita que nos ofrece el Gobierno, además adquirimos más conocimientos de los que ya teníamos y nuestros planes son terminar el curso y continuar con otros cursos. Además que podremos llegar al mundo laboral con más experiencia y más capacitados”, dijo Marjorie Blass Martínez.

Para Otoniel Navarro, aprender computación es solo el primer paso para continuar con su desarrollo profesional, puesto que desea estudiar ingeniería en sistemas en un futuro.

“Me ha parecido muy interesante, he aprendido bastante, yo en realidad no sabía mucho de computación, pero con estos estudios he aprendido mucho y le doy las gracias al Gobierno”, declaró Navarro.

Sayda Ortiz es una joven madre que durante los días de semana debe dedicarse a trabajar para llevar el pan de cada día a su hogar, pero ella no se ha visto limitada de conquistar una profesión u oficio, dado que con el apoyo del Gobierno Sandinista los sábados estudia reparación de celulares y computación, con lo cual piensa desempeñar de forma independiente reparando celulares.

Lidia Macías también ha encontrado una oportunidad para trabajar por su propia cuenta en la elaboración de piñatas, lo que ha aprendido con el curso que se imparte en la Escuela Técnica de El Crucero.

“Me alegro porque acá vamos aprendiendo un poquito más de lo que sabíamos para el bienestar de la familia, porque si uno no tiene trabajo nos las podemos arreglar elaborando piñatas”, comentó Macías. Es una buena iniciativa del Gobierno de brindarnos una buena oportunidad para trabajar por nuestra cuenta.

“Esto ha sido muy bueno para las mujeres de las comunidades de El Crucero para aprender más y poder elaborar nosotros mismos las piñatas de los niños o hacerlas para vender, es una gran ayuda en el hogar, un ahorro para nuestros bolsillos”, dijo Bertha Cabrera.