Un nuevo capítulo se agregó a la novela que protagonizan Álvaro Montealegre, sus socios Hugo Paguaga y el prófugo Roberto Bendaña, pues el segundo presentó una demanda laboral contra el primero por la cantidad de 2.9 millones de dólares, algo que el acusado considera una desfachatez porque el demandante “apenas era un simple empleado”.

Resulta que Paguaga en el escrito presentado por su abogado, asegura sentirse ofendido por el daño moral que ha significado todo el proceso judicial y las acusaciones de estafa agravada, crimen organizado y ofrecimiento fraudulento de activos de crédito, que pesan en su contra y que también involucran a Montealegre y Bendaña.

Montealegre Rivas, aseguró tras salir de la audiencia celebrada en el juzgado tercero de lo laboral a cargo de la juez Arlen Yaoska Cuadra, que sus dos socios han sido el principal obstáculo para honrar la deuda millonaria que su empresa de maletín International Investment and Financial Services tiene con más de 20 familias.
De acuerdo al acta de constitución de la empresa, Paguaga era el tesorero y representante legal de la sociedad Almori S.A, propiedad de Montealegre.

“Creo que el señor Hugo Paguaga debiera unirse a las propuestas que se han hecho para la solución de este problema, en vez de seguir tratando de dilatar este proceso”, dijo Montealegre fuertemente custodiado por agentes policiales.

Según el acusado, Paguaga con su demanda pretende desviar jurídicamente sus responsabilidades en esta situación, ya que lo importante es encontrar la manera de pagar a las personas que están solicitando el reintegro de sus inversiones que superan más de 6 millones de dólares.

“Estoy entre dos socios supuestamente, Roberto Bendaña y Hugo Paguaga, uno que huye de las responsabilidades y el otro, dice un dicho que dependiendo de tantas excusas que uno de, se ve la mentira y Hugo tiene de estar diciendo que primero no sabe nada, que era un simple empleado, ahora me sale demandando por 3 millones de dólares (…)”, afirmó Montealegre.

Agregó “hay un propuesta que no puedo dar detalles, esperamos poder llegar a un acuerdo, sin embargo quiero ser claro, el señor Hugo Paguaga es un obstáculo para ese arreglo y creo que sería de ahora en adelante responsabilizarse, lo mismo que a Roberto Bendaña, a su familia yo le tengo una demanda de 4 millones de dólares (…) es obstáculo Roberto porque se escapa, huye de las responsabilidad y porque es obstáculo Hugo, porque quiere desviar la atención metiendo demanda infundadas”.

La abogada de Montealegre, doctora Helga Asher manifestó que la demanda de Paguaga, es una burla para el sistema judicial y para las víctimas de la sociedad de su cliente, que aun esperan el pago de sus “inversiones” las que en la mayoría de casos significaban el ahorro de toda una vida de las personas estafadas.

Indicó que la suma demandada no es por prestaciones laborales, sino por daño moral, ya que la relación laboral en la empresa de maletín, según Paguaga le causó perjuicio ante la sociedad.

“El señor Hugo Paguaga se debió de demandar asimismo para empezar, porque era el representante legal y vino a esta vía a demandar un supuesto pago de prestaciones a las que no tenía ningún derecho, porque nunca fue trabajador de la International Investment and Financial Services”, dijo Asher.

Antes de ser llevado a los juzgados laborales, las víctimas de este trío de acusados, se presentaron a la casa de Montealegre, a demandar con pancartas y mantas que les devuelvan el dinero que de manera fraudulenta les quitaron. Montealegre y Paguaga gozan de arresto domiciliar.