Un pico, una pizza o una dona quizá no parezca muy nutritiva, e incluso para algunos pueda que resulten bocadillos o postres nocivos para la salud. Sin embargo, esa idea puede terminar siendo desechada si entre sus ingredientes está el marango, una planta milagrosa que se caracteriza por tener altas concentraciones de vitaminas A y C, y una no menos rica concentración de minerales y proteínas.

El uso de esta planta en la elaboración de diferentes bocadillos fue compartido este miércoles por la Estrategia Nacional del Marango y la Escuela Nacional de Hotelería con estudiantes del Instituto Manuel Olivares, quienes pudieron ver la gran cantidad de cosas que pueden hacerse con hojas que en apariencia pueden ser simples, pero que en esencia están entre las más nutritivas de las que puede disponer el ser humano.

Regina López, Coordinadora de la Estrategia del Marango para el Sistema Nacional de Producción, Consumo y Comercio, explicó que la Escuela Nacional de Hotelería cuenta con mucha experiencia en la utilización del marango. No obstante, aseguró que tras esta experiencia es indispensable que la gente se dé cuenta de que fácilmente puede incorporarlo a su dieta.

Es bueno que los muchachos lo conozcan y comprendan la importancia de tener una plantita de marango en nuestras casas y cómo esto nos puede ayudar a garantizar la seguridad alimentaria, manifestó López.

Keylin Rodríguez, de la Escuela Nacional de Hotelería, aseguró que efectivamente con el marango se pueden preparar una gran cantidad de comidas.

“Es un aditivo que no tiene nada que pueda ser horrible para degustarlo”, expresó Rodríguez.

Walkiria Gómez, estudiante del Manuel Olivares, afirmó que es necesaria la promoción de esta planta, ya que muchas personas no conocen los beneficios que aporta.

“Es importante que sepamos que la podemos usar como un acompañamiento en las comidas y en diversas formas”, señaló.

Si bien en esta ocasión se prepararon bocadillos en el ramo de la pastelería, también se han hecho esfuerzos para aplicar el uso del marango en la preparación de tés, arroces, ensaladas y carnes.