Desde San Andrés y a un día de cumplirse dos años del fallo adverso de La Haya, el presidente Juan Manuel Santos anunció que iniciará en próximos días la fase exploratoria para negociar con Nicaragua un tratado que permita proteger los derechos de los habitantes del archipiélago, sus actividades económicas, su autonomía cultural y asegurar la utilización de los recursos naturales en su favor.

Según el mandatario, este paso, que será liderado por la canciller María Ángela Holguín, da cumplimiento al fallo de la Corte Constitucional tras la demanda al Pacto de Bogotá con que el Gobierno buscó declarar sin piso jurídico la potestad del tribunal internacional para modificar los límites internos.

“Iniciar la negociación con Nicaragua de un tratado en donde los derechos de los raizales sean uno de los puntos fundamentales. Esto es una orden también de la Corte Constitucional y le he dicho a la Canciller que demos los primeros pasos en esa dirección”, aseguró.

El anuncio sería el primer movimiento de Bogotá para acatar la decisión de La Haya en el diferendo con Managua y llevaría, como paso siguiente, a modificar los límites del país.

“Ese es el único camino correcto porque no tenemos otro y creo que ya es hora de dar los primeros pasos en esa dirección”, puntualizó.

El pronunciamiento de Santos se da en respuesta a una columna publicada por el exgobernador de San Andrés Ken Francis James en un diario local donde pidió a los gobiernos de Juan Manuel Santos y Daniel Ortega “negociar con prontitud un tratado para estabilizar las relaciones que están afectando directamente la vida en las islas”.