Las autoridades del Silais Managua, exhortaron a las familias capitalinas a eliminar los focos de basura, adentro y fuera de las viviendas, porque estos se convierten en criaderos de zancudos y otras enfermedades.

La doctora Maritza Cuan, Directora del Silais-Managua, enfatizó que un correcto tratamiento de la basura es una de las tareas que desarrolla el Minsa en las paradas de buses, mercados y otros lugares públicos, para evitar que los mismos se conviertan en criaderos de mosquitos.

“Estamos trabajando fuertemente en la contención de los casos de Chikungunya y Dengue, todo esto está relacionado con la limpieza ambiental que nosotros llamamos; hemos realizado 13 jornadas de fumigación casa a casa, seis jornadas de abatización pero la basura siempre está en las calles a pesar de haber depósitos en las avenidas” manifestó la doctora Maritza Cuan, Directora del Siláis-Managua.

Así mismo, Cuan se refirió a las acciones que se han venido desarrollando a lo largo de estas semanas, con el objetivo de eliminar los posibles focos de mosquitos y concientizar a la población con relación a la importancia de mantener limpio el entorno.

“Como una acción complementaria debemos hacer un trabajo intenso para disminuir la cantidad de basura que estamos botando por todas las calles, recordemos que además debemos limpiar nuestras viviendas para evitar de esta manera más criaderos de mosquitos. Tenemos que trabajar en comunidad para que la basura no sea depósito o potenciales criaderos” concluyó.

Cuan afirmó que el Gobierno no ha bajado la guardia ante el virus chikungunya y en los distintos barrios de Managua se continúa realizando el plan barrido de cara a eliminar los criaderos del mosquito.

En el barrio Ariel Darce las brigadas se movilizaron este martes abatizando y fumigando cada uno de los hogares e instando a las familias a que contribuyan con este esfuerzo manteniendo limpios sus hogares y desechando aquellos recipientes inservibles donde se pueda estancar el agua.

Cuan reiteró que la jornada de limpieza y lucha contra el chikungunya no se resume solamente a lo interno del hogar sino también a todo el entorno de la comunidad, pues allí pueden haber focos infecciosos que nadie toma en cuenta.

La fumigación y la abatización son complementarias, y se necesitan acciones integradas, explicó.

En cuanto a las casas renuentes a dejar entrar a las brigadas, expresó que el índice se ha disminuido, sin embargo, reiteró que una vivienda sin abatizar ni fumigar es un gran peligro para el resto de los hogares.

Para la población, estas jornadas epidemiológicas representan una garantía de salud. No obstante, se mostraron conscientes de que solo con su colaboración es que será efectiva toda esta lucha.

“Me parece perfecto, muy bien. Ya han pasado otras veces fumigando y hay menos zancudos porque antes eran nubes que no dejaban ni dormir. Uno tenía que recurrir a los mosquiteros y hacía todo lo posible para mantener la casa limpia, pero ya con esto se vienen calmando un poco los zancudos", dijo Mayra Molina.

María Fonseca López fue otra pobladora que aseguró sentirse comprometida con esta lucha.

“Yo mantengo la casa limpia, los recipientes tapados y sin calaches, aunque también es necesario que todos hagamos esto, porque de nada sirve que la mayoría de las casas estén limpias si hay una donde está el zancudo”, lamentó.

Para evitar que el virus se siga propagando las autoridades desarrollan intensas jornadas sobre todo 500 metros a la redonda de donde se reporta un caso.