El primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha anunciado la convocatoria de unas inminentes elecciones anticipadas, dos años antes de los previsto, tras la disolución este viernes de la Cámara Baja del Parlamento de Japón.

Abe ha hecho el anuncio durante una rueda de prensa en la que explicó que la convocatoria se debe a su decisión de posponer una subida del IVA prevista para octubre de 2015, que había sido aprobado en 2012 por el Parlamento.

La decisión del primer ministro nipón llegó después de que este lunes se revelara que Japón ha entrado en recesión técnica al contraerse un 1,6% anualizado su productor interior bruto (PIB) durante el tercer trimestre del año.

Abe ha explicado que una "subida del IVA supondría probablemente una amenaza para el objetivo de salir de la deflación" por lo que el incremento previsto del 8 al 10 por ciento del impuesto sobre el consumo se pospondrá hasta abril de 2017.

Durante su comparecencia, el político conservador ha insistido en el efecto negativo que ha tenido la subida del IVA del pasado abril -la primera que se ha llevado a cabo en el país en 17 años- sobre la economía japonesa.

"Durante los últimos meses más de 40 expertos me han dado su opinión sobre el impacto que podría tener una nueva subida. Les he escuchado y con el objetivo de que 'Abenomics' (como son conocidas sus ambiciosas políticas económicas) tenga éxito, he retrasado su aplicación 18 meses", ha señalado.

El Parlamento nipón aprobó en 2012 la subida en dos fases del impuesto sobre el consumo del 5 al 10 por ciento, y tras el de abril, el siguiente incremento estaba fijado para octubre de 2015.

Abe ha recordado que en ese momento el Partido Liberal Democrático (PLD) que él lidera estaba en la oposición pero votó a favor de la medida "ante la necesidad de reformar el sistema de pensiones y mantener una disciplina fiscal que cree confianza en el exterior".

En ese sentido, ha asegurado que su postura "no ha cambiado" y que aunque ha retrasado la subida del IVA en 18 meses por las actuales condiciones económicas, "esto no significa que no se vaya a aplicar".

El primer ministro, que gobierna en coalición con el partido budista Nuevo Komeito, se comprometió a dimitir si no consigue la mitad de los escaños en los comicios que con todo probabilidad se celebrarán el mes que viene.

Tras las elecciones de diciembre de 2012, el partido de Abe consiguió 294 de los 480 escaños que forman la Cámara de Representantes del Parlamento nipón.