Un estudio denominado “Monitoreo de Exposición al humo de tabaco en Managua” refleja que los nicaragüenses estamos expuestos a altas concentraciones de humo de tabaco en aquellos lugares cerrados, principalmente en restaurantes, discotecas, bares y karaokes.

Este estudio fue presentado por la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Nicaragua, UNICA, quien a través de sus estudiantes realizó el monitoreo de exposición de humo de tabaco en unos 17 lugares entre los meses de mayo y julio.

La Asamblea Nacional aprobó en el 2010 la ley para el control del tabaco o ley 727, la que prohíbe fumar en lugares públicos y lugares de trabajo cerrado. La misma norma también permite la habilitación de áreas para fumadores, lo que a criterio del estudio es una debilidad de la legislación.

La combustión de los productos del tabaco emite grandes cantidades de partículas diminutas que pueden ser inhaladas fácilmente y profundamente hacia los pulmones. Estas partículas (PM2.5) son un buen marcador de la contaminación por humo de tabaco, refiere el estudio.

El análisis fue hecho por el dispositivo de partículas llamado monitor Aerosol Sidepack, que fue empleado para medir las concentraciones dañinas de contaminación del aire en cada establecimiento durante el horario comercial habitual.

“En los lugares cerrados donde se observó fumar, los niveles de PM2.5, fueron 26 veces más altos que en los lugares cerrados donde no se observó fumar, niveles clasificados por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos como peligrosos para la salud y 28 veces más altos que los niveles establecidos por las normas de calidad del aire de la OMS”, destaca el informe.

Sobre las áreas de fumadores, presentaban altos niveles de contaminación del aire, unos 192 macropartículas por metro cúbico, 19 veces más altos que las normas de calidad del aire de la IMS.

En la áreas de no fumadores de los lugares que permiten fumar en áreas limitadas, los niveles de contaminación también fueron altos, un promedio de 108 macropartículas por metro cúbico, es decir 11 veces más alto que los estándares de la OMS.

La directora del proyecto Eveling Vallejos Ulloa, manifestó que los resultados del estudio, demuestran que los restaurantes, discotecas, bares y karaokes no cumplen con lo establecido por la ley 727, ni otros tratados internacionales que fueron ratificados por Nicaragua, en el aspecto que todo espacio cerrado debe estar 100 por cuento libre de humo de tabaco.

“Nos dimos cuenta que durante hicimos la visita a los diferentes establecimientos, es que los lugares de estrato social más pobre, son los que presentan niveles de contaminación más alto, es decir nuestra población pobre es la que no está adoptando la medida y es la que está sumamente expuesta al humo de tabaco”, declaró Vallejos.

Indicó que el estudio será presentado a las autoridades del Ministerio de Salud y a los legisladores de la Asamblea Nacional, a fin que puedan tomar las decisiones pertinentes y de esa manera tener espacios libres de humo de tabaco.

Entre las recomendaciones dadas por el estudio, se encuentra eliminar por completo el fumar en ambientes cerrados, no permitir que la aplicación de políticas de ambientes libres de humo de tabaco sea voluntaria y evitar leyes que permitan áreas designadas para fumadores, o medidas como la ventilación y filtración del aire.

En la UNICA sus autoridades prohibieron fumar en todas y cada una de sus áreas, incluyendo las deportivas, como una medida para que [email protected] [email protected] estén libres de contaminación por humo de tabaco.