A pocos días que el pueblo nicaragüense inicie el novenario a la Inmaculada Concepción de María, su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, instó a las familias a celebrar la Purísima con mucha devoción y amor.

El prelado nicaragüense recordó que fue hace 452 años cuando la Virgen del Trono arribó al Viejo, Chinandega, procedente de España, pero fue hasta 1742 cuando en la parroquia San Francisco de la ciudad de León, los frailes franciscanos instan a la feligresía a realizar la Novena a la Virgen en sus viviendas.

El Cardenal Miguel señaló que fue Monseñor Gordiano Carranza en 1857, cuando realizó el primer grito “¿Quién causa tanta Alegría?”, animando a las familias leonesas a revivir la fe mariana con los rezos y los cantos a la Purísima.

De esta manera nace la tradicional Gritería que hoy tanta unidad, alegría y amor despierta en los corazones de los católicos nicaragüenses.

“Los nicaragüenses, el pueblo católico celebra la Inmaculada Concepción de María y gritamos ‘¿Quién causa tanta Alegría?...la Concepción de María’, esta es una devoción que yo mismo la recuerdo de pequeño, hemos celebrado la familia católica y ojala que María siga siempre siendo el modelo perfecto del cristiano, imagen ideal de la iglesia”, señaló el Cardenal Miguel.

En la víspera del novenario, su Eminencia, agregó que las familias católicas deben prepararse siendo el modelo perfecto del cristianismo “y estrella de la evangelización”.

Recalcó que el pueblo nicaragüense es muy devoto de María y que cada año renovamos ese compromiso de fe, de amor y de cristianismo hacia la Inmaculada Concepción. Destacó que desde el Gobierno Sandinista se interesa por fomentar el amor hacia la Virgen María.

Purísima se ha internacionalizado

“El señor Presidente (Daniel Ortega Saavedra) y doña Rosario (Murillo) se interesa mucho por poner estos altares, yo creo que debemos realmente apoyar estas iniciativas porque sirven para aumentar más la devoción a la Santísima Virgen”, declaró.

En tanto Monseñor Eddy Montenegro, reiteró que los padres Franciscanos fueron los que dieron el culto a la Inmaculada Concepción de María “y le dieron la fortaleza de fe” en el municipio del Viejo en Chinandega.

Destacó que el culto y la devoción hacia la Virgen María, ha sido internacionalizada por los nicaragüenses que residen en otras naciones, y recordó que una vez en China, tres compatriotas la celebraron, hecho que atrajo la atención de otros ciudadanos latinoamericanos.

“No hay duda que nuestra gente, nuestro pueblo tiene toda una cultura alrededor de la Purísima, yo sé de gente que tiene animalitos, una señora me acuerdo y lo han dicho en la televisión, engordan su chanchito, lo matan y luego venden la carne y de ahí sacan (ganancia) todo lo que es el gofio, de donde se dan las cosas, la gorra, el brindis que se da al pueblo", dijo Montenegro.

Aplaudió que el Gobierno Sandinista con la instalación de los altares en la Avenida de Bolívar a Chávez, ha fortalecido esos vínculos y valores de fe, de la cultura del pueblo alrededor de María “y de la Purísima misma que se va con altares móviles, el año pasado anduvimos bendiciendo estos altares para que vayan a los barrios y la gente tenga la oportunidad de compartir en el mismo sitio donde vive el rezo y también el brindis que se da”.