El ministro venezolano destacó que denunciarán específicamente “la degradación que ha sufrido la OEA al caer en manos de los intereses de Estados Unidos, así como también el Sistema Interamericano de Derechos Humanos”.

Afirmó que los cancilleres del organismo se reunieron para revisar los puntos del debate, los argumentos y las pruebas que serán presentadas; a fin de convertir este tema en uno de los ejes centrales del presente encuentro.

“Hablamos del cuestionamiento profundo que hay al Sistema Interamericano de Derechos Humanos y de cómo se ha ido derivando y degradando en los últimos años, convirtiéndose, tanto la Comisión como también la Corte, en instrumento ejecutor de la política exterior del departamento de Estado de EE.UU.", precisó.

Asimismo, Maduro aseveró que también denunciarán el llamado Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), porque “se ha convertido en un cadáver" de la OEA.

"Hace 30 años, cuando fue agredida Argentina, se demostró de manera muy evidente que el TIAR había perdido vigencia. Nos hemos planteado, y el ALBA está de acuerdo, en denunciarlo en esta misma asamblea; y así se procederá", enfatizó.

En ese sentido, comentó que las naciones del ALBA y demás países aliados elaboran un documento central "bien explicativo y sencillo sobre ese tema".

El TIAR, adoptado en 1947, establece que todos los países del continente deben solidarizarse y ayudar si un Estado americano es atacado. Sin embargo, recientemente Ecuador y Venezuela han cuestionado el valor del tratado, debido a la disputa por la soberanía de las islas Malvinas entre Argentina y Gran Bretaña.

En otro orden de ideas, el Canciller agregó que aprovecharán la ocasión para insistir en el respaldo a una salida soberana de Bolivia al océano Pacífico.

“Bolivia tiene el apoyo de Venezuela y buena parte de América Latina en sus justas aspiraciones de tener un acceso al mar”, expresó.

La Asamblea General de la OEA fue instalada por el presidente boliviano, Evo Morales, quien en su discurso de apertura destacó que últimamente la OEA sólo ha servido para “perpetuar la hegemonía de EEUU en sus intentos por reprimir los movimientos sociales y combatir al socialismo” en la región.