El presidente Vladimir Putin denunció hoy el despliegue creciente de bases militares de Estados Unidos por todo el mundo, incluso cerca de las fronteras rusas.

Los medios de prensa resaltan aquí esa denuncia de Putin durante una entrevista concedida a canal de la televisión alemana ARD.

En sus declaraciones, Putin desmiente al mandatario norteamericano, Barack Obama, por su reiterada afirmación de que Moscú es uno de los mayores peligros que afronta la humanidad.

Recordó el líder ruso que en 2004, siete países de Europa del Este se unieron a la OTAN: Eslovenia, Eslovaquia, Bulgaria, Rumanía, y las tres repúblicas del Báltico, Estonia, Letonia y Lituania.

Apenas cinco años después, otros dos países de esta zona fueron aceptados en la OTAN, lo cual cambió significativamente el espacio geopolítico, de acuerdo con la opinión de Putin.

Evocó el jefe del Kremlin las recientes decisiones tomadas referentes al despliegue de las fuerzas de operaciones especiales de ese bloque en países colindantes con el territorio del estado eurasiático.

Mientras, aclaró, Rusia realiza sus maniobras "exclusivamente en aguas internacionales y en el espacio aéreo internacional".

Sin embargo, subrayó, los aviones nucleares de Estados Unidos continuaron patrullando las mismas rutas, incluso cerca de las fronteras rusas".

Explicó que ante esa realidad, al ver que no pasa nada y que nadie reacciona, desde hace dos años el Kremlin ordenó reanudar los vuelos de las patrullas aéreas estratégicas rusas en áreas remotas. "Eso es todo", sentenció enfático.

Al referirse a la actual crisis ucraniana, el estadista recordó que el 21 de febrero último los cancilleres de Alemania, Francia y Polonia llegaron a Ucrania para actuar como garantes de los acuerdos entre el expresidente Víktor Yanukóvich y la oposición.

El objetivo era desarrollar el proceso exclusivamente por medios pacíficos, recalcó.

Sin embargo, al día siguiente, a pesar de las garantías ofrecidas por los socios occidentales se perpetró un golpe de Estado, denunció.

"En este sentido me gustaría decir lo siguiente: o los ministros de Exteriores de los países europeos no hubieran tenido que firmar como aseguradores de los acuerdos entre el Gobierno y la oposición; o, si firmaron, tendrían que haber intentado que se cumplieran. Pero optaron por distanciarse de la cuestión", concluyó el líder ruso.