La tradicional Gritería a la Purísima Concepción de María estará en muchos hogares nicaragüenses llena tradición y cultura ya que muchos devotos la celebrarán entregando juguetes, dulces y productos hechos por las laboriosas manos de los artesanos y pequeños productores de distintos departamentos, sobre todo de Masaya, de donde anualmente sale la juguetería y la dulceria propia de la celebración religiosa más importante de Nicaragua.

Una muestra muy representativa de estos productos esta siendo expuesta este fin de semana en el Parque Nacional de Ferias de la Economía Familiar donde en un ambiente mariano los artesanos y duceros se muestran entusiasmados de que poco a poco los nicaragüenses estén volviendo a sus raíces al adquirir todas aquellas cosas que habían caído en el olvido como consecuencia de la cultura consumista y globalizada que priorizaba todo lo fabricado en el extranjero.

Entre la juguetería más destacada en la feria están los pitos, las matracas, las escobitas, los camioncitos de madera, los pájaros locos, los monitos de columpio, y los chischiles . Estos son fabricados en vistosos colores y gozan de gran aprecio por parte de los niños y tienen especial significación para aquella generación que gritó a la Virgen acompañada de la alegría de las matracas y los pitos.

"Esto es lo tradicional. Lo elaboramos los artesanos de Masaya. Es importante que compremos estos productos porque de esa manera rescatamos la tradición de nosotros los nicaragüenses. Lo plástico ha venido a sustituir esto pero esto es lo tradicional de la Purísima" , explica la artesana Cristina Putoy.

Una Gritería sin el sabor de los dulces nicaragüenses no sería lo misma. Así que la leche de burra, la cajeta de leche, los gofios, los huevos chimbos, las cajetas de coco, el almíbar y los nancites encurtidos tampoco faltan en esta muestra del Parque de Ferias.

"Para la Gritería lo que más busca la gente es el huevo chimbo, los churritos, las cajetas, la leche de burra y el caramelo rayado. Estos caramelos son los tradicionales, esto es lo que se da en la Purísima, son elaborados por manos nicaragüenses" , dice María José Gaitán Baldizón, de Dulceria Daliana, también ubicada en Masaya.

Para los artesanos el hecho de que el Gobierno Sandinista esté promoviendo ferias como esta es clave para el desarrollo comercial de los pequeños talleres, así como también para el fortalecimiento de la identidad nacional.

En la feria se han hecho presentes cientos de personas interesadas en adquirir este tipo de productos ya que están conscientes de que una Gritería sin productos hechos por manos nacionales no se ajusta a cabalidad con lo que debería ser esta fiesta religiosa.

"Ya vienen las Purisimas y creo que hay que promover lo que es nuestro. Yo estoy adquiriendo ya las cosas para el día de la Gritería el día 7 de diciembre", destaca el señor Edgar Jarquin.

Las personas que no puedan ir este fin de semana a la feria pueden visitar Masaya y escoger entre la gran variedad de talleres y dulcerias existentes.