La feligresía de Masatepe, como todos los años celebró esta festividad con muchos fervor religioso y danzas folclóricas en honor a la Santísima Trinidad, representada por la imagen de un Cristo de color negro tallado en madera, que por su sacra belleza inspira gran respeto y devoción a todo aquel que se postra ante su altar.

“La grandeza de esta celebración nos invita a cada uno de nosotros, desde esta tradición centenaria, creo que nuestros antepasados nos han heredado esta experiencia, de poder mirar esa presencia del Dios Puro y Trino en esta preciosa imagen que todos ustedes, recogiendo esa tradición llaman el Señor de Trinidad, pero en esta imagen tenemos que descubrir esa presencia amorosa del Padre que nos envió a su Hijo, esa presencia del Espíritu que sigue animando a esta iglesia, que sigue acompañándonos a cada uno de nosotros como Iglesia peregrina”, manifestó Monseñor Brenes.

El alto prelado de la Iglesia Católica nicaragüense expresó que la misma eucaristía es el punto de referencia para cada uno de sus fieles, en la cual se encuentra la fuerza Trinitaria, dado que desde el mismo momento que esta, todos los creyentes se ponen bajo la mirada del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, “y si hacemos todo ese recorrido, desde la eucaristía, de manera especial en la plegaria eucarística, vamos a encontrar toda la acción del Padre, toda la presencia del Hijo y en el momento de la consagración mucha presencia del Espíritu que santifica este misterio, un misterio que hay que creer, misterio que hay que vivir, misterio que hay que celebrar”, agregó.

Brenes recalcó que al celebrar esta actividad al Señor de Trinidad, el compromiso de los católicos, como bien lo dijo Su Santidad Juan Pablo II y el Papa Benedicto (XVI), es que las celebraciones populares deben llevarnos a un encuentro personal con Jesucristo.

“Exhorto a todos ustedes que al celebrar hoy nuestras fiestas podamos cada uno de nosotros vivir y tener esta experiencia del Dios Puro y Trino, ese Padre amoroso que me ha creado y que la grandeza de su amor ha enviado a su Hijo para que obtenga yo la salvación a través de su muerte en la cruz, muerte redentora, pero también que me abra, que me deje conducir de manera permanente con esa acción maravillosa del Espíritu Santo”, declaró el Arzobispo.

Doña Rafaela Dolores Trejos, indicó que era la primera vez que asistía a una celebración de la Santísima Trinidad, que logró cumplir su sueño de conocer la imagen del Señor de la Trinidad, ya que ella es muy devota y siempre le pide que vele por ella y su familia.

“Es nuestro santo patrono por muchos años, desde que el apareció, nosotros somos devotos porque siempre nos ha protegido contra todo mal, nos ha protegido contra la guerra, contra los desastres naturales, para proteger a las familias masatepinas, pero no solo de Masatepe, porque viene gente de otros lados de Nicaragua y de fuera del país a festejarla y yo hoy le he venido a pedir bendiciones para todas las familias nicaragüenses”, comentó Susana Aguirre García.

Maritza Ramírez afirmó que esta celebración la vienen desarrollando desde tiempos antiguos en Masatepe y es una herencia de sus bisabuelos y abuelos que también quedará para las nuevas generaciones, continuar festejando al Señor de Trinidad que fue encontrado en un lugar llamado Puerta del Cielo y para los fieles masatepinos ha sido Padre amoroso que está siempre dispuesto a apoyar a sus hijos y escucharlos.

“Le oramos al Señor (de la Trinidad) y estamos con júbilo por estarlo recibiendo, estamos felices porque todos los que somos católicos vivimos felices con su compañía, tenemos mucho amor a la Santísima Trinidad”, expresó Miriam Ramírez.