Autoridades del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER) brindaron detalles de la evolución del fenómeno del Niño, e informaron sobre las probabilidades de instauración del fenómeno en nuestro país.

Los cientificos explican que tomando en cuenta que las precipitaciones se redujeron al inicio del invierno, "los índices climáticos relacionados al fenómeno vinieron evolucionando previo al inicio del periodo lluvioso en Nicaragua y alcanzaron un máximo en el mes de Mayo, de alguna manera los índices de calentamiento de la superficie del mar incidieron en el comportamiento de las precipitaciones en un primer periodo lluvioso, los que disminuyeron en el segundo periodo lluvioso y en el último registro se indica que el fenómeno se redujo a un 58% la posibilidad de que este fenómeno se instaure en el año 2014 en Nicaragua” manifestó Marcio Baca, Meteorólogo de Ineter.

“Todo hace parecer que el fenómeno es poco probable que se instaure para este año, esto indica que basado sobre la percepción de los centros internacionales y sumados a los análisis de las precipitaciones que hemos realizado en Nicaragua estamos viendo que el comportamiento de las lluvias durante este periodo sea bastante normal” añadió.

Los especialistas aseguraron que la presencia de los frentes fríos en nuestro país de alguna manera realizan algún tipo de influencia sobre el territorio nacional por tanto lo característico de esta temporada será la disminución de las temperaturas máximas.

Por su parte el Doctor José Milán, se refirió a algunas de las probabilidades que se presentarían en nuestro país en el caso de no hacerse presente el fenómeno del niño.

“Los tiempos de variabilidad climática nos llevan cada día a un nivel de incertidumbre sobre el grado de evolución de ciertos eventos, de no establecerse el fenómeno en el 2014 pudiéramos construir escenarios hipotéticos, uno de ellos es que el fenómeno pueda establecerse en algún momento del 2015 y que llegara a ser un fenómeno débil y en este caso de ser así, es un fenómeno latente que pudiera generarnos algún inconveniente con las precipitaciones sobre todo en los inicios del 2015” refirió.

“Otra de las probabilidades es que el fenómeno no se llegase a establecer, el calentamiento en el mar continuara disminuyendo y que llegásemos a un 2015 con un clima neutral, lo que generaría un invierno típico tal y como lo hemos esperado, debemos dejar claro que uno de los efectos del cambio climático es la variabilidad exacerbada y es la presencia de sequía y de momento cambio a condiciones de humedad fuerte” concluyó.