Monseñor Benito Pitito, párroco de la Iglesia San Agustín de Managua, recibió la nacionalidad nicaragüense en un acto solemne al que asistieron los Cardenales Miguel Obando Bravo y Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, así como autoridades nacionales y personalidades.

Estuvieron presentes la Ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, autoridades de la Embajada de Italia, sacerdotes y diáconos.

En un emotivo discurso, el padre Pitito agradeció a Dios "por haberme dado la dicha de poner mis pies hace más de 50 años en ésta hermosa tierra de lagos y volcánes. Vine con el objetivo de ponerme al servicio de la Iglesia que peregrina en Nicaragua, por un período de 2 años, pero como dice la Palabra de Dios: "Tus pensamientos no son nuestros pensamientos, tus caminos no son nuestros caminos". Ahora han pasado más de 50 años".

"Hoy con mucho orgullo y agradecimiento, recibo la Ciudadanía Nicaragüense, legalmente me hago parte de éste pueblo, aunque de corazón lo soy desde el mismo momento en que me bajé del avión y toqué tierra pinolera", dijo el sacerdote.

"Hoy beso con amor a nuestra querida Nicaragua, mediante el símbolo de la Sagrada Bandera azúl y blanco que nos cobija a todos, para darnos calor y amor. Durante estos años he compartido con ustedes alegrías y sufrimientos como el terremoto y la guerra, pero gracias a Dios y a nuestra Madre Santísima, hemos salido adelante y como dice nuestro himno nacional: "ya no ruge la voz del cañón", expresó.

"Agradezco a la Iglesia Nuestra Madre, por la Confianza que durante todos estos años de Sacerdocio han depositado en mí". añadió.

Agradece al Presidente Daniel y a compañera Rosario

"También agradezco al Presidente de la República Señor Daniel Ortega Saavedra y a su distinguida esposa, la señora Rosario Murillo, que hoy me dan la oportunidad de formar parte de ésta nación, pido al Señor que los bendiga y les conceda la sabiduría del rey Salomón para saber gobernar al pueblo de Dios", añadió.

"Que sigan ejerciendo esa bella labor de ser "Servidores del pueblo nicaragüense" y así cumplir el mandato de Nuestro Señor que dijo: "El que quiera ser el primero, que se haga el último, o sea el servidor de todos", resaltó el religioso que goza de gran aprecio entre la feligresía nicaragüense..

"Agradezco a todos por su presencia en éste magno evento, de manera especial a los Señores Cardenales: Miguel Obando Bravo y Leopoldo José Brenes Solórzano, al Embajador de Italia en Nicaragua, a la Ilustrísima Señora Ministro de Gobernación y a todos los amigos que hoy están aquí", indicó.

Italia y Nicaragua una sola Patria

"Para mi, Italia y Nicaragua, Nicaragua e Italia, son una sola Patria, amemos y cuidemos nuestra nación, luchemos por un mundo mejor donde reine el amor a Dios y el amor al prójimo", enfatizó.